martes, 1 de mayo de 2012

Los jóvenes desfilan el Primero de Mayo por las redes sociales


 
Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Cuba es un país con tradición de concentraciones y multitudes de personas, y los jóvenes han sido los protagonistas de varias jornadas. No por gusto la Revolución se volvió a los jóvenes de la generación del centenario para para no dejar morir al Apóstol José Martí (1953) y tampoco resulta contradictorio que Fidel Castro haya socializado la campaña de la alfabetización, o el carácter socialista de la Revolución (1961), frente a miles de personas que aplaudieron y aprobaron el proyecto.

Con esos antecedentes y por demostrar la continuidad del proceso que se gesta en el perímetro de la mayor de las Antillas, millones de cubanos desfilan hoy primero de mayo. Van a la fiesta internacional de los trabajadores, pero están conscientes de cuánto les falta por hacer.

La generación proletaria más joven del país también comparte el jubileo por la efeméride, sin embargo, otras ideas y circunstancias rodean las motivaciones: una transformación general del modelo económico cubano; la reducción de puestos laborales por inflación de plantillas; el poco sentido de pertenencia por causa de la estatalización de los medios de producción y un salario pensado en el cambio de moneda que no satisface todas las necesidades.

¿Cuántos conflictos vive la juventud trabajadora del mundo hoy? ¿Cuántos sindicatos estudiantiles demandan autonomías y reformas educacionales? ¿Cuánta sangre debe ser derramada para permitir el paso de ese ejército?

En Estados Unidos, donde se recuerda la impronta de los mártires de Chicago en 1886, el movimiento pacífico Occupy Wall Street encabeza una serie de manifestaciones en Nueva York y otras ciudades.
La convocatoria de OWS precisa que la demostración busca denunciar los abusos financieros de los sectores más ricos del país, contra los que definen como el 99 por ciento de la población perjudicada por los males del capitalismo. La jornada del primero de mayo quizás no tenga el verdadero reconocimiento político en la patria de Washington y Lincoln, pero no pasa desapercibida por la mano de obra barata que sustenta el país, los indocumentados, o los desempleados.  En consecuencia, no queda más remedio que regresar el discurso hacia los jóvenes, quienes serán los protagonistas otras páginas de historia. Dentro del territorio norteamericano, aquellas palabras que Malcom X pronunció a un grupo de jóvenes luchadores en Mississippi el primero de enero de 1965, son más vigentes que nunca:

(…) "La razón por la que tomo tiempo para contarles esto, esto porque creo que una de las primeras cosas que ustedes los jóvenes, especialmente ahora, deben aprender a hacer es ver por sí mismos, escuchar por sí mismos y pensar por sí mismos. Entonces pueden llegar a una decisión inteligente por sí mismos".

¡Hoy día las manifestaciones no sólo se logran en las plazas o en las grandes capitales!

En tiempos donde las guerras y las campañas políticas por la silla presidencial de un país, se ganan primero a través de los sitios en Internet y las redes sociales, urge que los jóvenes aprovechen el ciberespacio para producir y compartir símbolos culturales, para desfilar por la blogosfera o la aldea global al decir de Marshall Mc Luhan, con pasos breves, pero seguros.

Retomo la idea referida a las “Universidades cubanas: ¿blogueando en contra de la ley?”, enunciada por Luis Ernesto Ruiz Martínez, en el encuentro de blogueros cubanos celebrado los días 27 y 28 de abril: "A fuerza de golpes se ha logrado que se comiencen a ver con mejores ojos las posibilidades que las redes sociales y los blogs pueden aportar al desarrollo de una cultura del debate desde posiciones revolucionarias. La barrera de la “vieja mentalidad” se aferra con firmeza ante el empuje de nuevas variantes".  
 
Las arenas del ciberespacio no son movedizas, pero pueden sumergirnos en un clima de inestabilidad y desconocimiento. Por eso en este primero de mayo, luego de desfilar por la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales de Santiago de Cuba, me encuentro en mi puesto de trabajo de la Universidad de Oriente. Toca al periodista la función de intermediar entre el hecho noticioso y las personas (receptores, lectores, clientes o prosumidores) que consumirán el hecho noticioso.

Éste podría ser un buen titular: Multitudinario desfile de los universitarios por el Primero de Mayo. Ojala que desde mi blog Cub@periodista y los enlaces en las redes sociales Facebook, Twitter y Linkedin, el mensaje desfile con la misma fuerza.

Estas son algunas fotos tomadas por el periodista José Roberto Loo Vázquez, en el desfile por el Primero de Mayo en Santiago de Cuba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario