lunes, 30 de abril de 2012

Premios a la investigación en Mecánica, Energía y Medio Ambiente

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


El evento provincial de Mecánica, Energía y Medio Ambiente (MECA-ENERMA 2012), organizado por las Brigadas Técnicas Juveniles, el Grupo Energético y la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Oriente, tuvo lugar el viernes 27 de abril. Un total de 55 trabajos se expusieron en tres tribunales que sesionaron en el Complejo Cultural Heredia y en el Departamento de Biología de la casa de altos estudios.

El encuentro propició la divulgación científica y el intercambio de experiencias entre jóvenes investigadores, quienes desarrollaron sus ponencias alrededor de las siguientes temáticas: Uso de fuentes renovables de energía; Ahorro, eficiencia y gestión energética; Energía en el Transporte; Cultura y Educación energéticas; Aplicaciones de la Mecánica, y Medio Ambiente.

La conferencia magistral Mecánica, Energía y Medio Ambiente, impartida por el MsC. Ing. Manuel Santos, dio paso al trabajo en comisiones, donde se decidió premiar a las siguientes investigaciones:

Comisión 1 Mecánica
  • Mención: “Calentador solar de agua compacto”.
  • Autor: Luis Armando Reyes.
  • Mención: “Análisis de ciclo de vida (acv): al servicio del diseño respetuoso con el medio ambiente (dfe)”.
  • Autor: Ing. C. Mario Tabernero. 
  • Destacado: “Análisis del cambio de refrigerante en sistemas de climatización, para ahorro de energía en CERPAMID-DATYS”.
  • Autores: Osmel Lovaina Pérez y MsC. Ing. Julio César Hernández Rodríguez.
  • Destacado: “Análisis de la capacidad frigorífica instalada del sistema de climatización de CERPAMID-DATYS”.
  • Autores: Jorge García Ruano y MsC. Ing. Julio César Hernández Rodríguez.
  • Relevante: “Procedimiento integral para la evaluación de la fiabilidad en calderas pirotubulares”.
  • Autores: MsC. Carlos Héctor Tamajón Reyes y Dr. Segismundo Mojicar Caballero.

Comisión 2 Energía

  • Mención: “Prototipo de calentador solar soterrado FIMSOL-1”.
  • Autores: Dennis Revilla Suárez y Manuel Elías Girón Narcis.
  • Mención: “Análisis del ciclo de vida de una máquina briqueteadora experimental por extrusión”.
  • Autores: Ing. Ronoldy Faxas Escalona, Dr. José A. Suárez Rodríguez y Dr. Pedro A. Beatón Soler.
  • Destacado: “Propuesta de una Estrategia Didáctica para el desarrollo de habilidades conversacionales en los estudiantes de Ingeniería”.
  • Autores: MsC. Liurba Calzada Linares y MsC. Carlos Héctor Tamajón Reyes.
  • Destacado: “Evaluación de la fiabilidad mediante herramientas CAD. Caso de estudio de la suspensión del Ómnibus Yutong 6118HGA”.
  • Autor: Miguel Leyva Torres.
  • Relevante: “Propuesta para la creación de un sistema de diagnóstico”.
  • Autor: Jorge Enrique Estévez Rodríguez.

Comisión 3 Medio Ambiente

  • Mención: “Riqueza y composición de Cianobacterias epipélicas en la Bahía de Santiago de Cuba”.
  • Autor: Mario Juan Gordillo Pérez.
  • Mención: “Propiedades inmunobiológicas de extractos hidrosolubles crudos de micelio y cuerpos fructíferos de Pleurotus spp”.
  • Autor: Rosa Isabel Aguirre Alcolea.
  • Destacado: “Proyecto medioambiental comunitario. La Universidad en el barrio”.
  • Autores: Diosdado Soto y Colectivo de Autores.
  • Destacado: “Actividad inmunorestauradora en ratones Balb/c inmunodeprimidos citotóxica del extracto acuoso de raíz de Trichilia hirta L.”.
  • Autor: Lic. Edgar Hernández Sosa.
  • Relevante: “Diversidad y distribución de líquenes cortícolas en cinco especies de forófitos de la Pluvisilva montana de la Gran Piedra”.
  • Autor: Lic. Dania Rosal López.

sábado, 28 de abril de 2012

Marianne et le nouveau président




Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu 

Marianne, la bande dessinée représente la femme française qui regarde la météo. Même  s’il pleut, la télé l’informe : du soleil dans toute la France. Pourtant, Marianne est très preocupée par l'avenir de l'hexagone avec le nouveau président.

Selon les résultats  du premier tour, François Hollande as obtenu 28, 63% (10 273 582 voix), en revanche, Nicolas Sarkozy as obtenu 27,18% (9 753 844 voix). Analysons maintenant, quelques informations qui ont été extraits des journaux Le Figaro.fr et Le Monde.fr 

Un «débat digne» entre la gauche et la droite !

Nicolas Sarkozy a pris en compte le message des électeurs: «Il y a des inquiétudes, des souffrances, des angoisses face à ce nouveau monde en train de se dessiner. Ces angoisses, ces souffrances, je les connais, je les comprends. Elles portent sur la frontière; sur les délocalisations, sur l'immigration, la valorisation du travail, la sécurité.» Le candidat le sait parfaitement, la reconquête de cet électorat est la clé du second tour, mais elle n'a rien d'évident. Il doit convaincre à nouveau ces électeurs qu'ils peuvent lui faire confiance, alors qu'ils ont été déçus au lendemain de son élection en 2007 et ont peur d'être une nouvelle fois déçus.

François Hollande s'est prononcé contre la proposition de Nicolas Sarkozy d'instaurer une présomption de légitime défense. «Je ne suis pas favorable par principe à toute annonce de législation nouvelle quand il y a un fait divers. Nous en avons trop souffert. Ce que demandent les syndicats, c'est que les policiers puissent continuer à travailler», a assuré le candidat socialiste. «Le policier doit pouvoir continuer à travailler. Il est présumé innocent comme tous les citoyens. Il faut qu'il y ait non seulement une protection juridique et le maintien du salaire et de dignité. C'est ce que demandent les policiers».

François Hollande, interrogé à propos du débat qui l'opposera le 2 mai à Nicolas Sarkozy, a assuré qu'il ne se laisserait «pas entraîner au pugilat». «Je souhaite que ce soit un débat qui permette d'aller au fond des choses», a-t-il dit en réaffirmant son refus des trois débats proposés par le président-candidat. «Je souhaite que ce soit un débat digne», il est «attendu» et «sera regardé par 20 millions de téléspectateurs sans doute et parce que ce sera le prochain président qui sortira de ce duel», a fait valoir le député de Corrèze. Il faut que «ce soit à la hauteur de la situation, de la crise (...) et donc de donner espérance par rapport à cette décision qui sera grave par rapport aux Français». Il s'est par ailleurs dit «confiant» mais en même temps «mobilisé». «Rien n'est fait, rien n'est joué tant que le peuple n'a pas parlé. Je n'anticipe rien», a-t-il assuré.

Duel entre Nicolas Sarkozy et  François Hollande!

Dans les conversations  comme dans les médias, il est fréquent d'utiliser de mots commençant par le préfixe {de-}. On évoque régulièrement le déficit inquiétant de l'assurance maladie ou de caisses de chômage, la déprime collective et les dépressions individuelles, la désillusion des jeunes, le décline de la France ou au moins son décrochage par rapport aux pays comparable.

Qui occupera la chaise présidentielle dans le bureau à l'Élysée ? Les socialistes se partagent déjà les postes?

À chaque élection, on se demande quel seront les conséquences á long terme. En effet, Marianne est déçue, démobilisée, dépitée, désenchantée.

miércoles, 25 de abril de 2012

Reynier Rodríguez: entre lo universal y común de la poesia

                           (Oscar Cruz y Reynier Rodríguez, en una presentación literaria)
                                               

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Les invito a que busquen en los poemas, algo de ellos mismos / Yo intento que mis poemas reflejen esa realidad / la poesía sigue siendo la manera más noble de decir las cosas que queremos / Me siento deudor de grandes exponentes de la literatura cubana.


El 23 de abril, la comunidad hispanohablante y el Instituto Cervantes, de Madrid, celebran el Día del Idioma, diferente del Día Internacional de la Lengua Materna, celebrado el 21 de febrero. En esta fecha, poetas jóvenes como Reynier Rodríguez, apuestan por lo universal de la lengua y la poesía.

E: ¿A una persona que se acerque por primera vez a tu poesía, qué le dirías?

R: Que intente descubrir detrás de muy pocas palabras contenidos profundos que, quizás, tienen que ver con su experiencia personal, con sus propias vivencias y su visión de la poesía. Intento reflejar sucesos o experiencias universales, por eso rescribo constantemente todos mis poemas. Trato, sino de borrar, de atenuar en lo posible los excesos vinculados a enfoques particulares. Intento que se acerquen más a lo universal. De este modo, se parecerán tal vez a las personas que los leen.

E: ¿Hasta qué punto lo universal te puede definir?

R: Todos experimentamos la vida, con sus hallazgos y sus riesgos. Tenemos nuestra propia percepción de cómo atrapar, de manera eficaz, la realidad. Yo intento que mis poemas atrapen esa realidad. No aspiro a ser quien mejor lo haga, ni tampoco lo contrario. Creo que cualquier persona puede hacerlo si se lo propone, como cualquiera podría identificarse con lo que escribo, y esto solo es posible en la medida en que mis poemas alcancen a transmitir esas realidades; con palabras asequibles, y sin agredir jamás al receptor.

E: ¿En un mundo contaminado de tecnologías e imágenes, cuál crees que sea la función de la poesía, hoy?

R: Su función está en consonancia con la realidad inmediata del hombre común que la lee o que la escribe. El poeta vive y dice lo que piensa, de un modo más hermoso, o tal vez de un modo que no intenta serlo, pero capta justamente lo que está sucediendo. Porque el mundo que nos rodea no es hermoso, y quien más dice sobre él, hoy, es la prensa; que no recoge los sucesos como lo hace la poesía. La mayoría de los textos o imágenes que nos rodean están manipuladas, casi siempre en función de intereses muy poco nobles. La poesía sigue siendo la manera más noble de decir la mayoría de las cosas que nos gustan o nos agreden.

E: Si le pusiéramos una mirilla a tu poesía… ¿hacia dónde apuntarías?

R: Hacia la poesía cubana… directamente hacia una zona de lectura de la cual me he nutrido desde años. De manera que, leyendo de mí, cualquier receptor promedio penetrara en una zona dialógica y muy sonora de la literatura cubana, y viceversa. Me siento deudor de los versos de poetas como Dulce María Loynaz y Gastón Baquero. Hacia donde ellos miraron, intento ir con pasos breves, consciente de la época en que me ha tocado vivir, donde tal vez la poesía tiene menos expectativas o menos protagonismo, pero sigue teniendo mucho que decir y eso ya es importante.

Quiero compartir contigo dos poemas dedicados a la ciudad de Santiago de Cuba, desde puntos de vista distintos, pero teniendo como eje central a la Historia, que es aquello que nos permite ver un poco más lejos, porque podemos, a través de ella, conocer un poco mejor el presente.

                                  (Santiago de Cuba, Mercado de Concha, 1893)  
 
Preludio del Carnaval en Santiago

Las ordenanzas municipales han prohibido las ciudadelas desde 1881, porque afean el ornato, según dicen.

Desde mi cuarto puedo ver el mar. Ya no estamos en los mil ochocientos, y Delmés no parece haber previsto nunca qué sería de estas calles de pavimento y fiebre: fachadas inservibles, oficinas errantes, carnavales en que solo nos asiste la miopía, el antifaz, la excusa para lo que no sirve. Un beodo se me acerca y me habla de cabildos, de la casa Consistorial, del Teatro de la Reina. Algo creo presentir, y callo nuevamente.

El ángel que nos guarda se ha posado, obediente, como un hermoso ibis sobre el frontis del templo. Me remonto al pasado, a la orilla imperfecta en la que el tiempo borra las marcas de las olas… exitosas y huérfanas, como las ordenanzas; de pavimento y fiebre para lo que no sirve.

(Santiago de Cuba, Parque Dolores, siglo XIX)

Crónica Roja

Escribo al dorso la historia, aupado por el sueño de Hippolyte Pirón, cronista del flolklore y de las mascaradas.

La plaza vestíase de barracas, y cubríase de toldos, y las pencas de las palmas y cañas de bambú, entrelazándose con telas de colores rojos y amarillos, daban un aspecto pintoresco al sitio de general regocijo.

Mas no vale la pena escalar por las calles, desde el barrio francés hasta la Plaza. Ahora deslucen allí las peleas de gallos, y como es mil ochocientos noventa y tres, bajamos, a ver en la Alameda sus nuevos faroles, traídos de New York.

Una banda militar tocaba en un pequeño lugar adornado con una fuente y dejaba escuchar un trozo de ópera, que alternaba con valses y rigodones.

La noche es sepia /alucinógena, aviva la memoria y el paso de Pirón por Santiago de Cuba, una ciudad que hoy se reduce a sus máscaras, eterno carnaval de las cervezas.

Se escuchan en sordina aquellos ecos. La lluvia acalla el grito de los aires. Desde mil ochocientos noventa y tres no hay fechas para colgar el gris en la Intendencia. No hay gallos ni tranvías, ni cataclismos, la ciudad no aparente su aliento de mar.

miércoles, 18 de abril de 2012

Crónica de un festival pasado



Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Hace 5 años exactamente pisé por primera vez el pueblo de Gibara. Por aquellos días éramos un grupo de amigos que cursaban el primer año de la carrera de Periodismo en la Universidad de Oriente y queríamos participar de todos los eventos que sucedían en el mundo cultural; el V Festival Internacional de Cine Pobre, se anunciaba como una oportunidad de lujo. ¡Y en efecto lo fue!

Gibara no podía tender una alfombra roja para recibir a los invitados y amantes del séptimo arte. Los lugareños, en revancha, tenían las puertas de sus casas siempre abiertas.

Cualquier espacio del pueblo se revelaba como un set natural para grabar entrevistas y tomar fotografías. ¿Cómo nadie había notado antes tanta belleza y paz natural? Era increíble cómo se percibía ese romance entre el cine, el pueblo y el mar. Nunca supimos que estábamos haciendo historia, porque las jornadas del aquel festival, servirían para un documental que filmaba el realizador Carlos Barba.

¡Todo era interesante! La inauguración, el desfile por las calles, las muestras de cortos y largometrajes, los conciertos de Kelvis Ochoa y Caros Varela, pero sobre todo, caminar, conocer y conversar con Humberto Solás.

Este pueblo lo había enamorado hace muchos años. Aquí ocurrieron las escenas de la tercera historia de Lucía (1968), encarnada por la actriz guantanamera Adela Legrá: protegida del  Sol y de la sal y en plena batalla por su liberación como mujer, estremeció al cine cubano con  una mirada; tenía la rabia acumulada en sus ojos. Después volvería a estas locaciones, para grabar su película Miel para Oshun (2001), donde Jorge Perugorría, Isabel Santos y Mario  Limonta discutieron en medio del parque. Otro realizador Enrique Álvarez, concibió su largometraje Marina (2011), en los alrededores de la villa blanca.  

Humberto Solás era muy accesible. Le gustaba responder cualesquiera de las preguntas realizadas en las conferencias o en las calles. Era el hombre de éxito (1986), el cineasta contradictorio que cambió la manera de interpretar el cine cubano, a raíz de su libre adaptación de Cecilia (1981) la novela homónima de Cirilo Villaverde; el director que filmó El Siglo de las luces (1992); el hombre, el caballero. Nadie se podía imaginar que al año siguiente, en 2008, dijera adiós a la vida.

Ahora la villa blanca vuelve a ser noticia en los medios de comunicación, a propósito de la X edición del Festival de Cine Pobre, del 17 al 22 de abril. Su presidente, el director de cine Lester Hamlet, apuntó: que la cita continuará apostando por un cine caracterizado por sus altos valores estéticos, por la creatividad y por su espíritu libertario. El realizador señaló además que en la nueva edición del Festival se proyectará especialmente la serie Ser un ser humano, coordinada por Tanya Valette, directora de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños, y Russell Porter, jefa del Departamento de Documentales de la academia cinematográfica.

Gibara no es un pueblo común y corriente. Quien asista al Festival Internacional de Cine Pobre, se llevará un regocijo interior, como si se tratara de revivir a Humberto. Aquella V edición en la cual lo tuve tan cerca de mí, me sentí igualmente un director de cine.





miércoles, 11 de abril de 2012

Fiesta del impacto científico y la cultura universitaria


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


El tránsito por una carrera universitaria, deviene una marca definitiva en la vida de cada estudiante. La Universidad es el perímetro institucional, político, académico, científico y productivo donde se concentran a escala menor, todas las unidades de la sociedad, y en consecuencia, los educandos forjan sus pensamientos, se replantean el mundo y descubren cuáles son sus funciones aquí en la tierra.

No hay mejor espacio que las aulas, para cualesquiera de los proyectos; un profesor no sólo participa del proceso de enseñanza aprendizaje, sino que también es rector de la cultura, los hábitos y la socialización de una política que llegará a ser modo de vida.

Ese fue la demostración que hicieron los estudiantes de las Universidades de Oriente, de Ciencias Médicas, de la Cultura Física y el Deporte, de Ciencias Pedagógicas y el Minint de Santiago de Cuba durante la exposición de especialidades, actividad perteneciente a la Copa 13 de Marzo. La Federación Estudiantil Universitaria en la provincia, desarrolló el evento en la Avenida Las Américas entre las calles E, e I del reparto Sueño, donde se presentó una buena parte de las manifestaciones científicas y culturales de los universitarios.

A continuación, les presento una galería de imágenes según las universidades.

Universidad de Ciencias Médicas



 

Universidad de Ciencias Pedagógicas



Ministerio del Interior






martes, 10 de abril de 2012

A capa y espada: palabras de presentación


Yamile Haber Guerra
yhaber@enet.cu

Se estrenaba el siglo XXI, y el novelista y semiólogo italiano Umberto Eco reconocía que la guerra es semiótica y se mata a la gente para matar un signo; el lingüista y politólogo norteamericano Noam Chomsky publicaba su libro 11/09/01; se acuñaban vocablos como teletragedia y frases como golpe de estado televisivo, y se alertaba sobre la amenaza de que los terroristas, además de aviones, pudieran secuestrar la televisión.

El terrorismo de celebridad alcanzaba niveles insospechados cuando, en los sucesos de Bombay, en 2008, los atacantes mostraban sus rostros a las cámaras del circuito cerrado y los medios y las audiencias ponían el resto.

El domingo 22 de abril de 2009 moría Jade Goody, la ex concursante del Gran Hermano británico famosa por su participación en diversos programas de tele realidad y por haber vendido a la prensa los detalles de sus últimos meses de vida aquejada de un cáncer. Su batalla contra la enfermedad fue ampliamente cubierta por televisoras de todo el mundo. Por la exclusiva de su boda, justo un mes antes del deceso, Goody recibió un millón de dólares, dinero que había destinado a sus dos hijos. Frases como ¿qué es un espárrago? o ¿Río de Janeiro es una persona? la catapultaron a la fama. La prensa la criticaba, el primer ministro británico, Gordon Brown, le dio públicamente su apoyo, y la audiencia la amaba.

Ahora todo es mucho más fácil: se graba con la cámara de un teléfono móvil y el video resultante “se cuelga” en YouTube, la red social para compartir contenidos. Entonces se dice que se ha hecho televisión. Ello forma parte de una cultura del software, de una cultura de navegación. Estamos, de tal suerte, ante mediaciones culturales hibridadas, descentradas y polivalentes que transgreden las leyes comunicacionales y culturales clásicas de la proxemia.

Es la era del panóptico global, del populismo mediático y de los más encarnizados enfrentamientos entre homo videns y homo typographicus.

Por eso es importante que nos sumemos a este empeño de Caguayo en virtud del medio milenio de la cultura artística y literaria en Santiago de Cuba…A capa y espada…Porque, además, todo lo que la Fundación Caguayo toca, se convierte en milagro e inspira gratitud y veneración. Más en esta responsabilidad compartida con la Editorial Oriente devenida la fundadora que siempre anhelamos.

Llegamos, ¡al fin!, a la presentación anunciada de un libro aún más anunciado. El compromiso implicaba varios dilemas éticos, deontológicos e incluso, estéticos.

Cedeño fue, como quizá algunos sepan, mi alumno machucado y querido.

Cedeño ha sido, como muchos saben, mi respetuoso y respetado colega.

Cedeño es, como saben quienes deben saberlo, mi amigo.

Así, a sombrero quitado y despojada de todo prejuicio semiohermenéutico abracé La aventura de la pantalla.

Abrazo, digo bien, un libro para llevar y leer cómodamente, formato ágil, dinámico y diseño de cubierta de lujo, imagen visual acorde con el tono y el ritmo icónico verbal interior, y con los tiempos, y una edición casi exquisita. Un auténtico fresco literario. El volumen que todo el mundo quiere tener y exhibir como un trofeo.

Con fruición devoré cada línea de cada párrafo de cada apartado. Fue fácil, lindo, entretenido. Etnografía e historia, testimonio y crónica, entrevista y ensayo se combinan con fluidez y elegancia para arrojar luz y hacer justicia, para develar los intersticios de la desidia y desagraviar la memoria.

Quiénes fueron, cómo lo hicieron, qué nos legaron. El autor logra, pese a la exigüidad de algunas fuentes, respuestas contundentes. Ideas todas coherente y convenientemente expuestas en un texto que reivindica el período dorado de las producciones audiovisuales territoriales, muchas de las cuales, marcadas por la precariedad material, traspasaron no obstante todos los límites y hoy forman nuestro acervo espiritual, al margen de cualquier etiqueta o taxonomía: comunitaria, alternativa, educativa, participativa…

Con La aventura de la pantalla, Reinaldo Cedeño Pineda, de quien no voy a hacer aquí su bio-bioblio-hemero-web-grafía, pone en mano de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos un material imprescindible; el recuento que nadie hizo antes –ni los teóricos, ni los telecinéfilos-, y que muy difícilmente pueda hacerse después cuando ya no exista eso que el descubrió y resguardó con minuciosidad de arqueólogo y que demuestra la importancia de los medios de comunicación como fuente en el estudio de las sociedades y las culturas, como representación del mundo y como fuente de información complementaria a la investigación antropológica.

No me perdonaría Reinaldo si no aclarara: descubrieron. Porque no pocas manos y mentes hicieron el todos para uno y uno para todos. Que muy modesto no es, pero sabio y justo, en demasía.

Sencillo y elegante –que la sencillez sea condición recomendable, decía Martí, no excluye del traje un elegante adorno-, Cedeño logra, tal vez sin proponérselo, un efecto estético, como aisthesis, como efecto sobre la sensibilidad; nos obliga a ver, a oír, a sentir.

Como para que no quede duda alguna, y siguiendo al profesor Robert Escarpit, el texto que hoy presentamos cumple simultáneamente las tres funciones que lo harán transcender:

la función icónica: establecimiento de un sincronismo interno del mensaje visual (y eventualmente táctil) mediante la inscripción en un objeto estable, constituido en el espacio y en el tiempo,

la función discursiva: creación de una imagen espacial estable de un discurso inscrito en el tiempo, estando la linealidad temporal del discurso configurada convencionalmente por la linealidad espacial de la escritura,

la función documental: estabilización del conjunto del lenguaje mixto (rasgo-ícono y palabra-discurso) en un soporte que lo hace independiente en el tiempo y sincrónicamente disponible.

Es la prueba fáctica de que, como asegurara el sociólogo francés Pierre Bourdieu hay que empezar por volver a una visión del mundo mucho más modesta del papel de los periodistas. ¿Qué está realmente en su poder? Entre las cosas que dependen de ellos está el manejo de las palabras.

A capa y espada es también un libro para la rabia y los remordimientos; es el libro de la inconformidad implícita. Es la capa y la espada con que aquellos hombres y mujeres hicieron la televisión y el cine en esta geografía y que nos devuelven como espectros en perenne desafío.

Ojalá, dentro de algunos años, para la nueva saga de aquella misma aventura, quienes sucedan a Cedeño no nos inviten a presentar un melóndrama o un libro en blanco.

Muchas gracias.

A continuación, algunas fotos, tomadas por el periodista Eric Caraballoso.




viernes, 6 de abril de 2012

A capa y espada: un acto de justicia

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

El sábado 6 de abril de 2012, los protagonistas de una historia no contada, se reúnen en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales de Santiago de Cuba. Un motivo los convoca a todos: la presentación del libro A capa y espada: la aventura de la pantalla, del escritor, periodista y poeta santiaguero Reynaldo Cedeño Pineda.

Este libro, según dice su autor, es un acto de justicia.

Aquí se narran los intentos pioneros de establecer la televisión en Santiago de Cuba, y cómo aquellas personas, —la mayoría eran jóvenes sin mucha experiencia—, afrontaron el reto de transmitir una programación en vivo, para darle al país la visión de Santiago de Cuba y del arte que aquí se hacía.

Contar la historia a partir de las memorias y las representaciones colectivas de un hecho como la fundación de Tele Rebelde —primer canal fundado por la Revolución—, es una batalla campal. Hubo que luchar con las memorias frescas y las que se olvidan, el deterioro de las pocas fuentes pasivas que quedan para confirmar las fechas, más el camino disperso y confuso de los programas que se transmitieron. Hubo personas que lloraron de alegría y de rabia; otros fuera de Cuba se entusiasmaron al dar declaraciones por el correo electrónico, y otros más, no quisieron hurgar en lo que representó una deshonra profesional.

La parte más difícil del libro, fue quizás, narrar el acto de terrorismo televisivo de llevarse el canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, para empezar a transmitirse en los estudios de La Habana, desconociendo las personas, el talento y la experiencia acumulada aquí. Generalmente las reivindicaciones honran más a quienes las dan, que a quienes las reciben, pero en este caso era necesario, aunque ya nada cambiará lo sucedido. El advenimiento del primer tele centro fundado por la Revolución, Tele Turquino, también constituye otra historia para ser disfrutada con los ojos bien abiertos.

Pero el libro no sólo se circunscribe a la pequeña pantalla. Hay otra parte dedicada a la realización cinematográfica, documental y ficcional.

Los pasos que se han dado en Santiago de Cuba por fundar y mantener una producción cinematográfica se remontan al año 1951, cuando se estrenó en el teatro Oriente S.O.A, primer largometraje de ficción producido enteramente aquí.

Este es mi pequeño aporte al libro de Reynaldo Cedeño, quien confió en mí, para la investigación y narración de este hecho. Hace 3 años, era un estudiante de periodismo que se debatía entre polémicas culturales y filosóficas, y en realidad, acepté el trabajo sin más entereza. Lo que en un principio parecía una investigación fácil, demoró cerca de un año en concretarse por la cantidad de cabos sueltos que existían sobre las fechas y el paradero de los protagonistas de la película. Tengo apenas una página de las 186 del libro, y con eso me siento muy satisfecho.

A capa y espada: la aventura de la pantalla, pertenece al proyecto de la fundación Caguayo: “La cultura artística y literaria en Santiago de Cuba. Medio milenio”, con el objetivo de sintetizar el aporte de la cultura santiaguera a la identidad del país, en saludo a los 500 años de la fundación de la villa de Santiago de Cuba. La serie editorial está integrada por varios volúmenes sobre la literatura, las artes plásticas, la música, el teatro, los medios audiovisuales y la cultura popular. La idea general del proyecto corresponde al artista de la plástica Alberto Lescay Merencio, presidente de Caguayo, y cuenta con la coordinación general de Saily Rivas Hung, la coordinación editorial de Marino Wilson Jay, así como el arte y diseño de colección de Marta Mosquera Rosell.

La fundación Caguayo de conjunto con la editorial Oriente en Santiago de Cuba, han concretado bien el gesto de regalarle un ejemplar a cada uno de los protagonistas de la aventura de la pantalla en esta ciudad.

El autor del primer libro de esta colección es muy recurrente en Santiago de Cuba. Reynaldo Cedeño Pineda demostró que se podía hacer buen periodismo en la Revolución, aún desde esa cruda realidad que vivió en Guantánamo y de las no pocas desavenencias que sufrió como jefe redactor de la página cultural del semanario santiaguero Sierra Maestra, desde donde se adjudicó el Premio Nacional de Periodismo Cultural.

Su prosa elegante combina la síntesis del ensayo, la investigación del reportaje, la belleza de la crónica y sus amplias dotes como poeta y escritor. De su puño y letra, han aparecido otros textos como Los corderos alzan la vista (poesía) y El hueso en el papel (periodismo).

A capa y espada, es un libro para deleitarse, aprender y recordar. Es la llave que abre la puerta de las artes santiagueras. Otros libros que pertenecen a la misma colección próximamente verán la luz:

·        Santiago literario. Escritores y textos (1515 -2010) de León Estrada.
·        Protagonista de las artes visuales de Antonio Desquirón Oliva y José Veigas Zamora.
·        La palabra en el aire. Memorias de la  radio santiaguera de Eric Caraballoso Díaz

Que este sea el camino bien andado y nunca trillado, para difundir el arte en Santiago de Cuba.

miércoles, 4 de abril de 2012

La Unión de Jóvenes Comunistas y yo… ¿cómo ser revolucionario hoy día?

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

El 4 de abril es un jolgorio. La Organización de Pioneros José Martí (OPJM) cumple 51 años de fundada, al tiempo que la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) celebra medio siglo de existencia. Es tiempo de celebración, de reconocimiento al mérito y al esfuerzo, pero también es tiempo de pensar, de “disentir” sin miedo a mal interpretar el término, y de expresar ciertas ideas que tienen filo.

¿Cuáles son las características actuales de la UJC, que permiten apreciar una evolución de su proyecto a 50 años de creada? ¿Por qué una parte de la juventud comunista y otra que no lo es, no se siente identificada con los principios de la organización? ¿Cuál es la Revolución que debemos hacer los jóvenes hoy día? ¿Revolución y ser revolucionario es lo mismo? ¿Si Revolución es superar algo establecido, qué podríamos revolucionar?

La Unión de Jóvenes Comunistas tuvo su antecedente en la Asociación de Jóvenes Rebeldes, la cual fue creada por Ernesto Guevara para agrupar a miles de jóvenes que antes de 1959, no pudieron estudiar ni trabajar. En 1962 durante su primer congreso, Fidel Castro planteó la necesidad de que la juventud tuviera una organización política, regida por el marxismo-leninismo y así nació esta organización. ¡Pero cómo se pensaba en esa época! Algunas ideas extraídas del libro Poder vivir en Cuba, Diálogo y propuesta a partir del Ciclo Taller “Vivir la Revolución a 50 años de su triunfo”, nos acercan al imaginario de esos años:

En los sesenta, no se pensaba nuestra relación con la Revolución. Era natural. La Revolución soy yo: así lo sentía entonces. La Revolución la hicimos todos. Yo hice la Revolución, yo alfabeticé, corté caña, etc. Para mi generación, la Revolución somos nosotros.

Hoy día el panorama es distinto. Las generaciones de jóvenes cubanos nacidos a partir de los años 90 y 2000 heredamos los problemas de una sociedad, que no fuimos sujetos de su construcción. Los símbolos culturales, la socialización política y las representaciones sociales de lo que debía ser un joven comunista se han perdido en el tiempo, y apenas se escuchan consignas, donde es muy difícil medir el grado de aceptación o rechazo de quienes así lo manifiestan.

En consecuencia, la UJC necesita ser reinventada de acuerdo con las exigencias y la alternatividad de la juventud que vive hoy día en el país. Al preguntarle a un dirigente sobre cómo él socializaba este medio siglo de su organización política me respondió “con más conciencia y más exigencia para seguir respondiendo al llamado de la Revolución”. De sus palabras interpreto el grado de responsabilidad que tiene frente a un proceso del cual participa, sin embargo, pienso que el discurso debe orientarse a la esencia de cada persona para que se sienta incluida también. La construcción de un proyecto común y plural, no está en contra de conocer las particularidades de cada uno para saber como explotarlas.

El Che decía en su tiempo y en su contexto que “la arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud; en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera”. Hoy la continuidad del proyecto de la nación y la necesidad de crear una sociedad más responsable, democrática y participativa, es la tarea encomendada a la juventud, sin embargo, hay que buscar alianzas entre los proyectos personales y colectivos, para asumir esa responsabilidad con plena conciencia de lo que significa.

Más que criticar la Revolución, la sociedad y las personas que la dirigen, hay que discutir sobre lo que a cada uno le corresponde hacer desde su puesto y su función; y desde una perspectiva dialéctica, negar todo lo que deba ser negado.

Revolución hoy día es un concepto múltiple. La Revolución (con el artículo) es el proyecto que triunfó en 1959 y cambió la base productiva de la sociedad. Supuso no solo un cambio de poder, sino una nueva manera de concebir el poder. Contribuyó como ideal a la construcción de un sentimiento latinoamericano y lo que es más importante, ha logrado sobrevivir en un contexto político y económico bien difícil, y lo ha hecho, porque es una Revolución. Por su parte Revolución (sin el artículo) incluye las revoluciones que constantemente hacen los hombres y mujeres de esta sociedad, para transformar su realidad en busca de la felicidad.

Revolución es “cambiar todo lo que debe ser cambiado”, pero quién o quiénes dictan el proceso o lo que debe ser cambiado. ¿Y si no cambia constantemente, equivale a que la Revolución se acabe? La Revolución necesita ser de todas las personas que la viven y la hacen posible. La vida de la Revolución, depende de la permanencia de su carácter revolucionario, de la posibilidad de reinventar a los sujetos revolucionarios, de disentir e interrogar.

¡Ser revolucionario en la actualidad, es hacer nuestra revolución todos los días!

En cuanto a mí, tengo la posibilidad de crear un espacio de polémica sobre estos temas tan necesarios para debatir; ojala muchos jóvenes tuvieran esta posibilidad, y sus criterios fueran escuchados o al menos, leídos. Al periodismo le corresponde la socialización del proyecto revolucionario, para demostrar su efectividad,  sin dejar a un lado la crítica y el análisis.

Ser revolucionarios es una condición superior al de militar en una organización, aunque en ocasiones pueden ir de la mano. Primero necesito transformarme yo, para entonces pensar la articulación de cambios a la sociedad en la cual me desempeño. Ser revolucionario en Cuba es repensar el socialismo, de acuerdo con nuestra realidad; una cosa es la teoría y otra bien distinta, son las interpretaciones que se hacen de la misma. Ser revolucionario es ser ético, combativo ante lo mal hecho, responsable con la misión que tenemos día a día; es contribuir a la creación de un mundo participativo, donde no miremos a las personas por sus preferencias sexuales, color de la piel o creencias religiosas o políticas.

Ser revolucionario es acercarse a la esencia misma del hombre, para lograr la soberanía y la solidaridad, en detrimento del egoísmo y la desconfianza.