sábado, 30 de junio de 2012

Nancy Morejón: Yo no fotografío la Revolución, soy una de sus creaturas



Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

La conocí en una oportunidad que viajó hasta Santiago de Cuba y sin tener alguna pregunta concebida, no dudé en preparar mi grabadora para registrar sus opiniones.

Llevaba el entusiasmo de conocerla y el libro de poemas Octubre imprescindible, donde estampó una dedicatoria. Simple, hermosa, culta; Nancy Morejón no conocía la embriaguez de los premios o títulos. Me acerqué con humildad, ella me regaló una sonrisa aceptando conversar conmigo, y del diálogo quedaron estos recuerdos. Aquella mañana no parecíamos la intelectual y el periodista, eramos dos conocidos.
 

Nancy, usted es una poetisa y ensayista que ha trabajado y ha desarrollado su obra en el período de la Revolución, de manera que ha visto la gestación y puesta en práctica de muchos de los procesos que hemos vivido los cubanos… ¿Qué opinión le merece la realidad cubana actual?

Bueno… vivo en ella, tú sabes que es un poco difícil ser juez y parte. He estado imbricada en todos esos procesos, defendiendo por supuesto, el espacio de los intelectuales y artistas. En cuanto al concepto de Revolución, debo referirme a una afirmación que hice en el discurso de aceptación del Premio Nacional de Literatura 2001, que me entregaron al año siguiente. Allí decía: Yo no fotografío la Revolución, yo no la veo apartada porque soy una de sus creaturas. En esa medida mi obra no se puede desprender de la Revolución, porque formo parte de este proceso, que por supuesto, mi persona y mi obra defienden. No siento ninguna distancia, ni lo veo como alguien que llegó y la descubrió. Es decir, he estado inmersa en eso y he sido una persona más del pueblo como los cubanos y las cubanas que hemos atravesado ese proceso tan complejo y tan rico.

Si tomamos como referencia el discurso Palabras a los intelectuales… ¿Cómo usted vería en este momento, su función como intelectual?

Esas palabras siempre tienen una gran vigencia. Debo decir que para entonces yo era una estudiante. Eso fue un discurso que pronunció Fidel en unas reuniones que ocurrieron en la Biblioteca Nacional y que precedieron a la fundación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a través de su primer congreso que eligió a Nicolás Guillén como presidente. Yo no estaba, de hecho el más joven fue Miguelito Barnet. Esas palabras han sido muy tergiversadas, sobre todo en aquella época, los años sesenta. En realidad la cita exacta de Fidel es: Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada y mucha gente decía fuera de la Revolución que no es lo mismo, porque la Revolución tiene derecho a existir y a defenderse. En aquel momento lo que había eran dudas en relación con la forma en que se podía concebir una obra de arte. No importaban las formas y nosotros no copiamos nada de lo que iban a ser algunas prácticas de los países socialistas de Europa del este. El propio Che Guevara en su texto sobre el hombre nuevo, rechazó concretamente esa idea de tener o importar el realismo socialista. Aquel momento perteneció a los años fundacionales y yo creo que este momento también es similar, porque siempre la Revolución se renueva, se refunda, vuelve sobre sus orígenes. Yo creo que hoy más que nunca tienen una vigencia extraordinara aquellas palabras de Fidel: Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada.

¿Nancy, en qué medida le ha sido difícil ser una intelectual en este país, incluso siendo una persona de tez negra?

Eso responde a todo el levantamiento y la promoción de las capas más humildes de nuestro país. En realidad mi historia personal forma parte de eso. Sin embargo no me gustaría sonar demagoga, porque tú sabes, las cosas se pueden mal interpretar. Yo creo que lo importante son los espacios abiertos al talento, a la necesidad de calificación y de estudio. Es importante que un país existan los espacios educacionales y culturales para el que tenga talento y quiera aprovecharlos. Yo creo que cada vez más se debe imponer la idea de la oposición a la cátedra, que todo lo que alguien vaya a desempeñar pase por un fogueo de saber que es la persona idónea y la más preparada.

¿Qué usted les exigiría a los jóvenes de las generaciones del ochenta y del noventa, para que tengan como representación social y como función en este momento?

Tienen que tener mucha atención y sobre todo mucho sentido de la lectura, del estudio, de la preparación. Tanto un oficio como una carrera universitaria necesitan de mucha preparación. ¡No se puede improvisar! Yo no puedo ir a un lugar a buscar trabajo por mi cara linda, sino porque soy una persona que me he preparado para ocupar una plaza. Todo trabajo para mí es digno y es importante que alguien se pueda valer de un trabajo, quizás elemental, pero que le de la posibilidad, de formarse, de superarse, de capacitarse para poder ser alguien con mayor ilusiones y desarrollo.

sábado, 23 de junio de 2012

Gestión del Periodismo Hipermedia en la Cultura Universitaria




Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu
 
La comunicación con todos sus niveles, modelos teóricos, epistemológicos y sistema de conocimientos propios de las ciencias humanísticas junto con los préstamos que asume de la psicología y la sociología, participa de los procesos que se desarrollan en la Universidad. Ninguna de las acciones primarias de un Centro de Educación Superior, —docencia, investigación y extensión—, podrían llevarse a cabo, sino se asume la comunicación, no sólo la que se establece entre los sujetos y áreas implicadas en los eventos; también hay que tener en cuenta la comunicación que se genera con las restantes unidades de la sociedad y el mundo, más los canales utilizados para tales propósitos.

La Universidad es una entidad que conserva y amplifica la cultura acumulada por la humanidad. Cultura, —desde un punto de vista holístico—, va más allá del proceso de acumulación bancaria y repetición de conocimientos que criticó el pedagogo brasilero Paulo Freire (1996). Cultura incluye además, la visión Gramsciana (1973), en la cual es imprescindible analizar y criticar la realidad objetiva, a través de los actores sociales, su organización, la disciplina interior de la persona y la conquista de una conciencia superior por la cual se llega a comprender el valor histórico de cada uno, su función en la vida, deberes y derechos.

La comunicación es responsable de la socialización política de esa cultura y el periodismo, como ciencia y arte, es un catalizador al enmarcar la realidad y los procesos que otras personas conocerán, por medio de lo que se publica en los medios de comunicación. Si en la Universidad se sintetizan las restantes unidades de la sociedad, el proceso de enseñanza aprendizaje del periodismo y su práctica cotidiana, en consecuencia, deben asumirse con un carácter político bien definido, que proporcione una metodología para dar respuesta a los problemas que se generan dentro y fuera del perímetro universitario.

Sin embargo, la comunicación en nuestros días, se desarrolla a través de medios tradicionales y otros, que han surgido como resultado de la transformación de la sociedad industrial, en tecnológica. Hoy día habitamos la sociedad de la información (Castells, 2005), en la cual el poder se focaliza “en las redes de intercambio de información y manipulación de símbolos que relacionan a los actores sociales, las instituciones y los movimientos culturales”. En el artículo Anatomía de una revolución, el científico español Castells explica el conjunto de circunstancias concurrentes que derivaron en "la primera gran revolución del siglo XXI", en la que la tecnología fue condición necesaria pero no suficiente. La aldea global que adelantó el sociólogo canadiense Marshall Mc Luhan está sometida a una transformación general en torno a la numerización de mensajes, costumbres y maneras de asumir la vida.

El periodismo está cambiando junto con los soportes y las vías de comunicación, a tal punto que los investigadores sociales (Canavilhas, 2007; Díaz Noci, 2004; Haber, 2004; Salaverría, 2006 y Varela 2010), hablan de una re contextualización de los paradigmas éticos, epistemológicos y deontológicos del periodismo.

Los grandes emisores han perfeccionado sus herramientas; los discursos se han homogeneizado y los canales se multiplican. Se habla de pirámide tumbada (Canavilhas, 2007) o invertida horizontal (Franco, 2010); el lenguaje hipertextual y los enlaces que conectan bloques de textos de manera electrónica. Hoy día la tediosa consulta del lector de fuentes RSS ha dejado lugar a los chateos que, ciertamente, resultan más amables, personales y divertidas. El gigante Google, proyecto doctoral de los investigadores sociales Serguei Brin y Larry Page, ha devenido un ciber monopolio, que nos ayuda a transitar por los millones de caminos y encrucijadas de la red.

Con Internet han nacido otros medios y redes sociales. El Dr. Jesús Miguel Flores Vivar, de la Universidad Complutense de Madrid, se refiere a los blogs como el “Big Bang” de la información y comunicación. Ya en el 2004, el término “blog” había sido denominado palabra del año, por la cantidad de búsquedas focalizadas en Internet. En la actualidad, somos testigos de la explosión del “blog bang”, en un intento por resaltar la connotación del fenómeno.

El fenómeno de las redes sociales anima a teorizar sobre los postulados científicos de lo que se podría llamar ciberetnografía, para actuar de frente a las comunidades virtuales. A través de Facebook, Twitter, Linkedin o YouTube, por sólo citar cuatro ejemplos, se mueve un flujo de información diaria, nunca antes vista. La publicación de contenidos y la interacción que se genera entre los actores de las redes sociales, posibilita la creación de líderes de opinión y criterios de agenda entre los medios y las personas. Además, las redes sociales ya han demostrado su efectividad, como sistema nervioso social, al constituir los canales de socialización de las campañas políticas de presidentes como Hugo Rafael Chávez Fríaz, quien con su cuenta en twitter @chavezcandanga, es uno de los que más seguidores tiene en Latinoamérica y el mundo.

Aquel refrán el periódico de ayer sólo sirve hoy para envolver el pescado, tendrá que ser reformulado. Estamos en presencia de una realidad que se transforma constantemente y en efecto, se podría cuestionar incluso el futuro del periodismo, porque de acuerdo con la semántica del término, los sitios en Internet no se actualizan periódicamente, sino a cualquier hora y en cualquier lugar.

Todo este sistema de conocimientos más los procesos políticos, culturales y de otra índole que ocurren dentro de los límites teóricos de la comunicación y el periodismo, constituye el plan analítico de estudios de la disciplina Periodismo Hipermedia que se imparte a los estudiantes cursando el tercer año de la carrera. La disciplina está dirigida al análisis en profundidad del espacio y las comunidades electrónicas, donde se gestan la mayoría de los procesos mediáticos cliqueados y compartidos a través de enlaces, tanto en los medios de comunicación, como en los sitios participativos, alternativos y las redes sociales. A su vez, la disciplina se orienta hacia la enseñanza de los lenguajes profesionales propios de la informática, y la gestión de información para trabajar en equipos multidisciplinarios, con vistas a su aplicación en el contexto universitario o en cualquier empresa del país.

La autogestión de métodos y técnicas investigativas en la Universidad, permite a los educandos la posibilidad real de construir el conocimiento desde una perspectiva colectiva, lo cual favorece el desarrollo de sus competencias profesionales, su autonomía y autodeterminación, para analizar procesos globales, nacionales y locales, que serán sistematizados a través de trabajos de campo o de diploma.

Estudiantes y profesores desde el ciberespacio


En el contexto universitario, se desarrollan varios procesos que necesitan la presencia de profesionales de la comunicación, como el III Foro Social Universitario celebrado entre el 5 y el 15 de marzo de 2012. Los estudiantes enviaron una carta al presidente Barack Obama demandando la libertad de los 5 cubanos antiterroristas: se demostró la eficacia de la cobertura y la utilización de las redes sociales, al permitir que el mensaje fuese compartido por otras comunidades universitarias. Otro ejemplo a nivel institucional, es la Campaña por el 65 aniversario de la Universidad de Oriente. La presencia periodística se demuestra a través de artículos de fondo publicados en la siguiente dirección: http://www.simbolodevida.uniblog.uo.edu.cu

Por otro lado, la elaboración del concepto de Nuevo Periodismo Electrónico (Pérez Fumero, 2011), responde al encuadre de un tema como la socialización política de la campaña por las elecciones parlamentarias, —realizada en Venezuela para garantizar el triunfo del presidente Chávez en las redes sociales y en los comicios de su país—, y de esta forma, aportar un nuevo enfoque a una realidad todavía en proceso de definición.

La noción teórica del Nuevo Periodismo Electrónico, quedó definida metodológicamente como una práctica ciberinformativa marcada por los nuevos paradigmas de la comunicación, en el ejercicio de la prensa. Relaciona además, los siguientes aspectos:

  • la redefinición de la profesión periodística y de los (ciber) géneros periodísticos,
  • simbiosis del hipertexto y de los enlaces comunicacionales.
  • nuevas técnicas de producción, recepción, transmisión de noticias.
  • redimensionamiento epistemológico, ético y deontológico del periodismo.

La variable “alternatividad” también demandó el estudio discursivo de los diferentes usuarios, clientes y prosumidores que comparten contenidos y símbolos culturales en el ciberespacio, para determinar frecuencia y representatividad por la forma en que publican sus textos, sus afiliaciones políticas y las plataformas más usadas. Alternatividad quedó definida como una práctica comunicativa marcada por la multiplicidad de discursos, la construcción y encuadre de textos con intereses específicos para cada publicación, que generan a su vez, un redimensionamiento de la comunicación a partir del uso de nuevas plataformas electrónicas en la web 2.0.

Otras investigaciones que se enmarcan en esta realidad fueron realizadas por los estudiantes (Loo Vázquez, 2010 y Torres Covas, 2011), quienes analizaron por una parte los blogs de los periodistas santiagueros y cubanos, atendiendo a los niveles de posicionamiento y representatividad en el mundo. Y por otra parte, la revisión teórica y epistemológica de la profesión y los conceptos periodísticos a través de la red social Twitter.
Al decir Martí “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras”, demostraba la capacidad de convocatoria y liderazgo de los eventos discursivos. Hoy día, comunicación, revolución y tecnología van de la mano y es la Universidad, la encargada de la formación de profesionales que den respuestas a los nuevos problemas y enfoques.

Los estudiantes de Periodismo y de otras carreras serán eficientes en la medida en que utilicen las nuevas tecnologías, no para sostener una ideología dominante, sino para animar a su contestación. No para ratificar el concepto de la vida y de las cosas, sino para investigar, generar teorías y cuestionar la viabilidad de las personas —que en nombre del progreso—, aumentan sus diferencias. El uso de las tecnologías de la información a favor de la comunicación y los procesos políticos y sociales, Internet, las redes sociales y cualesquiera de los sitios o portales, pueden prestar —desde el punto de vista holístico—, un formidable servicio a esta causa, o pueden ser el cadalso del pensamiento único y universal.

Bibliografía

CANAVILHAS, João (2007). Webnoticia: propuesta de modelo periodístico para la www, pdf.
CASTELLS, Manuel (2005). La Era de la Información, Tomo I, Economía, Sociedad y Cultura, Capítulo 1, La revolución de la tecnología de la información, pdf.
DÍAZ NOCI, Javier (2004). Los géneros ciberperiodísticos: una aproximación teórica a los cibertextos, sus elementos y su tipología, pdf.
FLORES VIVAR, Jesús Manuel (2007) Los blogs en la reinvención del periodismo y los medios, pdf.
FRANCO, Guillermo (2010). Necesidades de formación para medios digitales en América Latina. Hallazgos útiles para el diseño de seminarios, talleres y actividades sobre la creación de contenidos web en América Latina y el Caribe. Agencia Española de Cooperación internacional para el desarrollo, disponible en http://www.humanismoyconectividad.wordpress.com/2010/08/30/algunos-pdf, consultado el 25/11/2010.
FUENTES G. Homero Calixto; MONTOYA R. Jorge y FUENTES S. Liana (2011). La formación en la educación superior. Desde lo holístico, complejo y dialéctico de la construcción del conocimiento científico, Ediciones UO.
FREIRE, Paulo (1996). Pedagogía del oprimido. Editorial Siglo XXI, México.
HABER GUERRA, Yamile (2004). Elementos para una teoría del lenguaje de los textos periodísticos impresos. Una modalidad discursiva. Consideraciones Preliminares, Revista Latina de Comunicación Social No. 58, de julio-diciembre de 2004. Extraído el 20 de enero de 2010 de: http://www.ull.es/publicaciones/latina/20045826.haber.pdf
-------------------------------------- (2011). La noticia en la era de la comunicación hipertextual. Hacia un nuevo estatuto epistemológico del periodismo, Comunicación Social en el siglo XXI, Centro de Lingüística Aplicada, Santiago de Cuba.
NOGUERA VIVO, José Manuel (2007). La percepción mediática de los blogs: del miedo al intrusismo al intrusismo de los medios, pdf.
PÉREZ FUMERO, Enrique (2011). Política y Poder en el Nuevo Periodismo Electrónico. Elecciones parlamentarias en Venezuela desde el Framing. Tesis de grado, Departamento de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Oriente.
SALAVERRÍA, Ramón (2005). Redacción periodística en Internet, Editorial Pablo de la Torriente Brau.
VARELA, Juan (2005). Periodismo 3.0 desde el margen, disponible en: http://www.fpes.org/abr/may2005/story823.asp, consultado el 25/11/2010.

lunes, 18 de junio de 2012

La Radio Otra vive en Bayamo


Lorennis Beltrán y Enrique Pérez Fumero en vivo desde Radio Bayamo


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

La radio joven es un fenómeno que continúa motivando la investigación y creación en aquellas personas que conciben el mundo a través de los sonidos. Diez años del festival “La Radio Otra”, auspiciado por la filial de la Asociación Hermanos Saíz en Granma, es una muestra del valor que tiene la radiodifusión en Cuba, y la importancia que los jóvenes le confieren al medio. Bayamo fue la sede esta vez: delegados de las Tunas, Santiago de Cuba y los anfitriones se dieron cita entre el 14 y 16 de junio, bajo la premisa de los géneros informativos en la radio.

Era la primera vez que visitaba esta ciudad y no pude más que sonrojarme ante la hidalguía de sus lugareños, el sentido de pertenencia hacia el terruño donde se nace y  la historia musical y mambisa que honra a los bayameses. En Bayamo todo huele y sabe a Cuba; Bayamo guarda la impronta del Padre de la Patria. Por un lado la ciudad reluce nueva y por otro lado, conserva las cenizas, los coches y el tren. Bayamo es Perucho Figueredo componiendo nuestra marsellesa; Bayamo es la nacionalidad.

El evento tuvo conferencias, sesiones de escuchas y debates entre realizadores y artistas. La ausencia de los directivos de las emisoras y responsables de interpretar y hacer cumplir ciertas políticas, no fue impedimento para discutir sobre cuestiones puntuales que atañen a los radialistas: ¿Qué tipo de radio hacen los jóvenes hoy día? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Para quién conciben el discurso radial? ¿Cuál es el producto sonoro que demandan los oyentes?

Luego de evaluar una treintena de obras el jurado emitió sus conclusiones: los realizadores abordaban problemáticas sociales de una manera ingenua y no  utilizaban correctamente los recursos de la radio; además, se percibió un mal uso de la dramaturgia y de la concepción de los géneros informativos. Quizás estos problemas sean recurrentes en varias provincias del país, sin embargo, la posibilidad de discutir sobre ellos es un paso de avance en busca de su erradicación. ¡Ese es el principal acierto del evento, a pesar de los comunes problemas de organización y puntualidad!

Los premios recayeron en una serie de mensajes cortos y la locución de un programa, ambos de CMKX Radio Bayamo. El radio documental Lloga: un hombre que soñaba por los oídos obtuvo Mención, mientras que el gran premio Luz Verde que otorga la AHS, quedó desierto.

En un mundo monopolizado por imágenes, la necesidad de socializar símbolos culturales e ideológicos o de simplemente, acompañar a quienes llevan la radio en sus oídos, perdura y se hace más evidente. El ejemplo de un evento territorial nos demuestra que hay varios creadores en emisoras provinciales y comunitarias, haciendo propuestas novedosas y que además, espacios para discutir sobre lo que se hace en cada una de las regiones, son necesarios. Jóvenes como el noble bayamés Nolberto Cedeño Fernández, hacen posible este empeño por la creación.

La radio otra no busca reinventar la comunicación. Es la exigencia de concebir un producto radiofónico efectivo, a tono con las necesidades informativas, culturales, políticas e ideológicas de los públicos bisoños que gastan en el tiempo en Internet, las series Manga y la música electrónica.

Mientras haya jóvenes amantes de la radio y encuentros para debatir, estaremos más cerca de lograrlo. Ojala que la cita se mantenga en Bayamo, para ser fieles a la poética de Céspedes-Fornaris-Castillo: No recuerdas gentil bayamesa que tú fuiste mi sol refulgente y risueño en tu lánguida frente blando beso imprimí con ardor. 

martes, 12 de junio de 2012

Raudelis Martínez: No hago noticieros para concurso


(Lisandra Zorrilla, Dariela Gámez y Raudelis Martínez)


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Lo conocí en una de las grabaciones del programa Generación. En aquella época era un muchacho humilde, carente de prendas u objetos que saltan a la vista, pero le sobraba talento y valores humanos. ¡Su voz era su talismán y lo sigue siendo! A fuerza de preparación y voluntad, Raudelis Martínez ha logrado hoy, un espacio en programas estelares de las emisoras, municipal Radio Mambí y provincial Radio Revolución en Santiago de Cuba. Ostenta el Premio en Locución, otorgado por el jurado de la séptima edición del Concurso Nacional de Noticieros Estelares de la Radio Cubana. Hacía tiempo le debía este entrevista. Las palabras le salieron a borbotones por la boca.

¿Cuán difícil te ha resultado ganar este Premio?

Todo fue una sorpresa y aún no creo que lo merezca. Siempre he escuchado que los noticieros estelares lo realizan en cada emisora del país, los locutores más experimentados, es decir, las personas que son consideradas instituciones delante de los micrófonos. Y por eso, no salgo del asombro, porque muchos locutores con oficio pudieron haberlo ganado.

¿Cuánto crees que este Premio te exige para que seas un mejor locutor?

No creo que ser un joven locutor y además premiado, me hace mejor que nadie; ceo que es una responsabilidad superior, porque las personas comienzan a exigirte más y a escucharte con más detenimiento. Ante todo es un compromiso con mi competidor más fuerte que soy yo mismo, y no tanto con los demás. Nunca he trabajado para alcanzar un premio, ni creo que hago noticieros para concurso. A mí me encanta la labor que realizo y lo que más disfruto es el género informativo.

¿Cómo aprendiste a ser un locutor informativo? ¿Cuál es tu locutor de noticias preferido?

No me parece que haya tenido exactamente un profesor. Yo empecé a hacer el noticiero Saeta de Radio Mambí y nadie me dijo cuál era el tono de presentación, como se leía una noticia, un reportaje, una crónica u otro género informativo. He aprendido sobre la marcha, escuchando a los locutores que tienen más experiencia que yo. Aunque admiro por ejemplo, el estilo informativo de dos profesionales. En radio, mi compañera de todos los días Dayamí Milién y en televisión, me gusta mucho Floirán Arencibia; su forma de comentar la noticia es cómoda y natural, a pesar del nivel de proximidad que exista.

¿En tu corta carrera como locutor de noticias: cuáles han sido las peores y mejores noticias, de acuerdo con el contenido, que has dicho frente a un micrófono?

Bueno, me obligas a buscar en la mente porque ya son varios años. Las peores noticias a mi modo de ver son los fallecimientos. Recuerdo por ejemplo, la muerte de Juan Almeida Bosque, porque fue un hombre muy querido por todos los santiagueros. Y también me ocurrió lo mismo con la trovadora Sara González. Y en relación con la mejor noticia… (Ríe) no la dije yo, porque se la dieron a otra persona y fue la relacionada con el premio. Me enteré de este premio haciendo el noticiero Saeta y fue la locutora Berenilse quien lo dijo al aire y luego me dio un beso.

¿Qué le sugerirías a los jóvenes que como tú, empezaron sin un curso de locución, y sortean aparentes obstáculos como el color de la piel?

Todo lo que deseen se puede logar. Si aman la locución y tienen aptitud para ello, me parece que se puede lograr. Hacer carrera como locutor es de mucho esfuerzo, pero te brinda sobradas satisfacciones.

lunes, 11 de junio de 2012

Profesores de la Universidad de Oriente celebran el Día del Bibliotecario



Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

En el contexto de las actividades programadas por la Biblioteca “Francisco Martínez Anaya” para celebrar los 65 años de vida de la Universidad de Oriente, se desarrolló este 5 de junio el Panel “Conversando con nuestros autores”, dedicado al bicentenario del natalicio del Padre de la Bibliografía Cubana: Antonio Bachiller y Morales.

Los autores invitados fueron los doctores en ciencias: Israel Escalona Chádez, José Antonio Soto Rodríguez y José Antonio Escalona Delfino, de la Facultad de Ciencias Sociales, quienes se refirieron a su doble condición de profesores y autores de trabajos de investigación. Sus libros, que ahora forman parte del catálogo de la Biblioteca, estuvieron expuestos durante la mañana.

El doctor Escalona Chádez se refirió al trabajo, llevado a cabo en la Universidad de Oriente por Colectivos de Autores, y comentó que ya se gesta un libro para homenajear la vida que han significado los 65 años de la UO.

El año pasado, Ediciones Santiago editó el libro José Antonio Portuondo, magisterio y heroísmo intelectual, del cual los tres profesores que hoy hemos sido invitados a este Panel, también somos coautores. Este año, ya estamos preparando un volumen sobre los 65 años de la Universidad de Oriente, pero queremos que no quede solamente como un eco de lo ocurrido en las áreas de las ciencias sociales y humanísticas. Por lo pronto, Luis Méndez nos ha entregado ya un trabajo sobre el quehacer profesional del profesor Soto del Rey, y sé que el doctor Escandell está escribiendo un artículo sobre Regino Boti en su faceta de economista. Hay otras colaboraciones que abordan el quehacer docente y científico de figuras como Adolfina Cossío Esturo y Ricardo Repilado Parreño, por sólo mencionar a dos de ellas; de modo que se tratará de una obra múltiple, en cuanto a autores y temáticas, que rinda honor a muchos de los que no están.

El Panel “Conversando con nuestros autores” permitió abordar los retos que las editoriales y la red de bibliotecas públicas cubanas tienen para este siglo XXI, en el que el libro digital y el deterioro de los fondos bibliográficos, amenaza la existencia de los libros de papel. En ese contexto aún queda, a la Universidad de Oriente, la tarea de reanimar las Ediciones UO, volver a imprimir en soporte papel la Revista Santiago, y mantener actualizados los fondos de la Biblioteca con investigaciones producidas por los profesores del centro.



sábado, 2 de junio de 2012

El periodismo en la Revista Orígenes (I)



La revista Orígenes (1944-1956) editada por José Lezama Lima y José Rodríguez Feo, fue una de las publicaciones más importantes de la lengua española, que a pesar de su complemento directo con la poesía y la literatura, no dejó la función periodística a un lado, sino que la sumó a ella misma.

No le interesa a ORÍGENES formular un programa, sino ir lanzando las flechas de su propia estela. Como no cambiamos con las estaciones, no tenemos que justificar en extensos alegatos una piel de camaleón. No nos interesan superficiales mutaciones, sino ir subrayando la toma de posesión del ser. Queremos situarnos cerca de aquellas fuerzas de creación, de todo fuerte nacimiento, donde hay que ir a buscar la pureza o impureza, la cualidad o descalificación de todo arte. Toda obra ofrecida dentro del tipo humanista de cultura, o es una creación en la que el hombre muestra su tensión, su fiebre, sus momentos más vigilados y valiosos, o es por el contrario, una manifestación banal de decorativa simpleza. Nos interesa fundamentalmente aquellos momentos de creación en los que el germen se convierte en criatura y lo desconocido va siendo poseído en la medida en que esto es posible y en que no engendra una desdichada arrogancia1.

Orígenes se reconocía como una heredera del modernismo martiano al tomar la figura de Ismaelillo como una proyección futurista de la poesía. No por gusto, la poetisa Fina García Marruz remarca en su texto “La familia de Orígenes”, la extraordinaria relación de los escritores y poetas del siglo veinte, —donde incluía a los origenistas—, con la simbiosis del niño hecho hombre José Francisco y a la vez, figura retórica de la religión hebrea.

Los origenistas, —quienes tenían a José Lezama Lima como maestro y guía—, reflejaban cuestiones históricas relacionadas con el tema del cubano como un proceso inacabado de desarrollo científico y cultural, y dieron vía libre para que los pintores y poetas contemporáneos se insertaran dentro de su propia sociedad, sin cerrar sus marcos al ámbito nacional. También se extendieron como movimiento hacia Europa y África, y facilitaron la inserción de numerosos intelectuales que vieron con buenos ojos el hecho de mandar sus trabajos a la revista habanera.

El periodismo de Orígenes hay que analizarlo a través de las críticas y las traducciones literarias que consumían una parte de las páginas de la revista. Interesante es el ensayo que hace Lezama Lima Sobre Paul Valéry2, al acercarnos la figura del escritor y pintor francés al ámbito cubano, sin dejar de analizar su obra en relación con el período alejandrino-apocalíptico. El autor no está equidistante de lo que muestra. La cientificidad del texto radica en las recurrencias filosóficas de las cual Valéry hace referencia, para demostrar su estudio de la teorización de la poesía y los escritores, e incluso el estoicismo que advierte Lezama para tratar de sintetizar la figura poética y artística; en consecuencia, revela conclusiones abstractas como el arte de Cézanne y su poesía en conjunto. Este texto de José Lezama Lima no está estilísticamente construido como periodismo, sin embargo se puede incluir en el área funcional del lenguaje periodístico.

El centenario del natalicio de José Martí3 en 1953, tendrá en Orígenes una fiesta neoclásica, guajira y es otro tópico investigativo a partir de las recurrencias martianas presentes en el periodismo de los literatos que colaboraban con la publicación. José Martí fue el único que entró en la casa del alibi, el estado místico donde la imaginación puede engendrar lo sucedido y los hechos se transfiguran en el espejo de los enigmas. Su permanencia indescifrada motivaba a Lezama para conocer las causas de un rey secuestrado; las cartas y textos llenos de símbolos que aún se mantenían como operantes fuerzas históricas. Yendo al pasado a través de Martí, Orígenes se perfilaba como una generación irradiadora del presente.

A través de las páginas de Orígenes el periodismo compartió sus límites con la literatura. En la revista se mezclaba coherentemente la interpretación del primero, con la belleza estilística del segundo género. El ensayo periodístico junto con la crítica de arte, es uno de los principales aportes que hacen los origenistas a su profesión de literatos, al tiempo de construir artículos y otros textos muy actuales en su época, que no prescindían de la rigurosa investigación, o las pruebas suficientes para reagruparlos dentro del espacio telúrico y simbiótico que comparten periodismo y literatura.

Notas.
  1. Revista Orígenes, Tomo I, № 1, La Habana, 1944.
  2. José Lezama Lima: Sobre Paul Valéry, en Revista Orígenes, Año II, № 7, página 16, La Habana 1945.
  3. En Revista Orígenes, Año X, № 13 La Habana, 1953.