jueves, 26 de diciembre de 2013

Reynier Rodríguez: “El estudio de la cultura francesa en la obra de José Martí, ha devenido para mí una nueva pasión”


Detalle del poeta y editor Reynier Rodríguez Pérez. Foto Maikel.

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Con el premio de la Casa Víctor Hugo en la categoría Esmeralda, por el ensayo “Aspectos de la cultura francesa en La Edad de Oro”, el poeta y editor santiaguero Reynier Rodríguez nos ha demostrado que es este uno de los puentes que unen a franceses y cubanos. Son detalles que han estado ahí, —silencios significativos, según Mario Vargas Llosa— que aparecen desde el primer número de una revista que vio la luz en junio de 1889, en Estados Unidos.
Hace ya tiempo le debía esta entrevista a Reynier. Acaso fue la más difícil. Su conversación es rica y, como radialista que es, sus palabras no permiten ditirambos ni adjetivos excesivos.
 

EPF: ¿Cómo fue el proceso creativo para lograr este ensayo? ¿Hasta qué punto el programa radial José Martí, palabra viva, que escribes para la emisora Radio Mambí, pudo ser antecedente en ese estudio de la obra martiana?

RR: La experiencia de leer a Martí para luego proyectar su mensaje hacia públicos desconocidos, como son los de la radio, impone un reto. La obra martiana está escrita para ser leída con calma, y la radio necesariamente trabaja con otros códigos.
Lo que hacemos en el programa que mencionas es hurgar en el contexto histórico, a través de los mensajes que la locutora expresa y, a partir de ahí, reproducimos la obra martiana: el mensaje de José Martí, tal y como fue escrito; sin fragmentación, sin hacer de él meras frases que ya mucha gente conoce de memoria, pero que luego bien no sabe de qué texto las leyeron, en qué contexto fueron dichas por el Maestro. El objetivo del programa, que sale de lunes a sábado, alrededor de las 8 y 45 am, por las frecuencias de Radio Mambí, es que las personas escuchen a Martí como si les hablara hoy.
El programa se ha mantenido en antena durante tres años. Solo dura 5 minutos. Que suman 30 semanalmente y 120 al mes, es decir, 2 horas. Escuchar un mensaje atractivo e instructivo durante cinco minutos no parece una tarea ardua, pero realmente no conozco a muchas personas que estudien a Martí por 2 horas cada mes.
Para mí ha sido una experiencia singular. Leer a Martí desde esa misión me ha permitido descubrir muchas cosas, como la predilección del Maestro hacia los temas relacionados con la cultura francesa.
Indagué en los estudios cubanos y me percaté de una ausencia investigativa alrededor de la influencia de la cultura francesa en la obra martiana. Tenía la intención de participar en el concurso de la Casa Víctor Hugo y me arriesgué con ese tema.
Opté por una obra pequeña, muy conocida, La Edad de Oro, que acaba de ser editada en francés con un prólogo del doctor Alejandro Herrera, presidente de la Fundación Enrique Loynaz, y me circunscribí a esos aspectos que a todos sorprenden porque es como si no existieran. Jamás reparamos en ellos.
En realidad, más que respuestas, creo haber hallado en los textos de La Edad de Oro, indicios de un elaborado pensamiento sistémico: 1. Era Francia heredera de la ambición colonial de otro tiempo (por la cual tenía extendido su dominio sobre Anam) y, al mismo tiempo, abanderada del progreso, en virtud del cual hizo reunir a los pueblos del mundo en la Exposición de París, como una muestra de su solidaridad. 2. En América, sectores de las clases media y alta creían que estar a la francesa era sinónimo de lujo, de poder. De ahí que Bebé fuera a París todos los años y hubiese un cuadro, de un francés, entre las cosas de Piedad. 3. Cualquier apoyatura a un nuevo contenido o a un aspecto relativo al desarrollo cultural, científico o económico-social de nuestros pueblos, podía calzarse con ejemplos de Francia, sobre todo de su historia.
Ese fue mi descubrimiento, pero no se trata de un paso extraordinario, sino de algo que se puede leer, que se puede entender con claridad por cualquiera que fije sus ojos en La Edad de Oro. Creo que esto fue lo advirtió el jurado en medio de los más de cien trabajos presentados, provenientes de todo el país.

EPF: José Martí dedica La Edad de Oro a “los niños y niñas de América”. ¿Luego de releer la revista de manera crítica, crees que haya sido decisión del Apóstol dotar a esos infantes del conocimiento y el imaginario de la cultura francesa?

RR: Probablemente nuestro Héroe Nacional aspiró a que esos niños y niñas de América, al leer La Edad de Oro, descubriesen por ellos mismos los resortes que unifican las culturas y los pueblos de están al sur del río Bravo; pero que al mismo tiempo fuesen, esos niños y niñas también, los que viesen en otros pueblos, similares a los nuestros, el reflejo de los valores que nos identifican.
Los artículos que demuestran ese afán, con mayor énfasis, son: “La historia del hombre contada por sus casas”, “Un juego nuevo y otros viejos”, “La exposición de París”, “Un paseo por la tierra de los anamitas” y “Cuentos de elefantes”. En todos ellos aparece una intensión, casi explícita, de hacer ver como universales ciertas prácticas culturales.
De ahí que Martí busque a la América, para entregársela a los niños y las niñas, pero no a la América de los políticos, subordinada a viejas fuentes de poder. El objetivo perseguido tenía un vínculo sutil con el criterio que él, más tarde, haría explícito en el ensayo Nuestra América: “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”.
En ese propio ensayo, expresa el cubano mejor: “Las levitas son todavía de Francia, pero el pensamiento empieza a ser de América”. De lo que se interpreta que, a juicio de nuestro Héroe Nacional, seguía siendo el modelo francés en el arte, la política, las ideas transformadoras de la sociedad y la economía, y el paradigma de la vida moderna en general, el que más interés conseguía en los hombres y las mujeres de finales del diecinueve en todo el orbe; y, en América, era preciso mirar bien hacia Francia, aunque nos fuésemos reconociendo ya como parte del mundo: un espacio global y pensante, en el que América recién comenzaba a aportar sus ideas y valores.

EPF: Cada uno de los 4 números de La Edad de Oro cuenta con un epígrafe llamado “La última página”. ¿Cuál será la última página de este Premio en tu vida, luego de haber descubierto el resultado de influencias de la cultura francesa en Martí?

RR: Sobre la próxima página sí te puedo decir, que es la publicación de los textos premiados por parte de las Ediciones Boloña. Los organizadores del Premio esperan poder presentar el volumen muy pronto, en Santiago de Cuba y La Habana, tal vez en la Feria del Libro de este año. Y nos queda esperar que se mantenga esta feliz iniciativa de la Asociación Cuba Cooperación Francia, el Senado francés y la Casa Víctor Hugo de La Habana, por el bien de las relaciones que existen entre Cuba y Francia. En mi caso la última página no ha sido escrita todavía, porque el estudio de la cultura francesa en la obra de José Martí ha devenido para mí una nueva pasión.

jueves, 21 de noviembre de 2013

El lápiz suda y la mente vuela



Pruebas de aptitud de Periodismo en la Universidad de Oriente
 
Foto: Tomada de Internet.
Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Ser periodista es como un sacerdocio. Una vez que sientes la vocación, estudias y te vistes con el hábito, ya no hay marcha atrás. Y poco importa si vas con papel y lápiz, un micrófono, una cámara o un smartphone, el hado misterioso del periodismo va contigo hasta el cadalso.

Así comprendo la profesión y así espero —aunque no con las mismas palabras—, que los futuros profesionales del periodismo se manifiesten antes de emprender este camino. Sin embargo, los resultados de la prueba de aptitud realizada el sábado 16 de noviembre, en la Universidad de Oriente, no son muy alentadores.

Un total 26 alumnos, de 86, que se presentaron a la primera convocatoria en Santiago de Cuba, aprobaron con una puntuación entre los 60 y 90 puntos.

El examen de cultura general se componía de 25 preguntas, con la única exigencia de completar un espacio en blanco o seleccionar entre 1 ó 3 criterios. Si bien algunas preguntas se pudieran mejorar desde el enfoque y otras no deberían tener la respuesta dentro de la misma interrogación, los aspirantes apelaron a su imaginación haciendo verdaderos aportes científicos.

Algunas de ellas, aunque era muy fáciles, necesitaban una apropiación de la cultura cubana, la cual no se consigue en los 3 años que dura el preuniversitario. Retomemos algunas de ellas:

La importante transformación tecnológica en el ámbito audiovisual, tras la cual se prevé el llamado apagón analógico, se denomina _______________________________________.

El poeta cubano que dirigió la famosa revista Orígenes, y que se distinguió por un uso profuso y complejo de la metáfora, se llama ___________________________________________.

Foto: Tomada de Internet
Por otro lado, la clave de revisión también debería establecer algunas concesiones para evitar la rigidez a la hora de calificar a un estudiante. La segunda fase de la prueba de aptitud juzgaba la interpretación de un texto, la redacción y ortografía de otros. Sin embargo, resulta muy subjetivo a partir de 1 a 10 puntos, medir la coherencia, cohesión, originalidad. Y más aún, cuando el texto a analizar pertenecía a un ensayo de Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales, pero un científico social desconocido por la mayoría de estudiantes de la Enseñanza Media.

Luego la tercera etapa de la prueba de aptitud: la entrevista oral. A pesar del estrés, los nervios y el cansancio, el alumnado debía hacer un esfuerzo para demostrar la aptitud y la pasión por la especialidad, pero es todo lo contrario.

¡Hablo de mi experiencia, con los estudiantes a quienes tuve de frente!

A penas conocían los medios de comunicación de su localidad y en consecuencia, no los consumen, ni pueden dar criterios de los periodistas que trabajan en ellos. En torno al semanario Sierra Maestra, la mayoría de los alumnos dijo leer la sección “Entre Nosotros” que incluye un consejo de belleza, una frase célebre y la letra de una canción.

Fuera del ámbito de este tipo de preguntas locales, es imposible descubrir la función de un periodista famoso, ni siquiera Gabriel García Márquez, y en términos de escritores cubanos, parece que no existen, ni van a existir.

En los últimos años, la enseñanza superior en Cuba, ha asistido a la depresión de las carreras humanísticas. Cada vez son menos y cada vez, los estudiantes que optan por ellas están menos preparados. No se concibe a un estudiante de humanidades que no lea cualquier literatura, y este hábito comienza a aprenderse desde la casa y luego se refuerza en la escuela.

Un profesional del periodismo debe tener conciente la gestión del conocimiento y la necesidad de prepararse para explicar, persuadir, e interpretar la sociedad a través de cualquier texto o dispositivo. No bastan 5 años de la carrera para formarlo integralmente, ni tampoco un trabajo de diploma defendido con calidad. La escuela de la vida, siempre dice la última palabra.



lunes, 4 de noviembre de 2013

Convocan Premios Oriente 2014





La Editorial Oriente en Santiago de Cuba, convoca a la celebración de los Premios Oriente 2014, en los géneros Cuento (Premio Rafael Soler) y Literatura para Niños y Jóvenes (Premio Herminio Almendros), los cuales se regirán por las siguientes bases:

 Podrán participar todos los escritores residentes en el país, excepto los ganadores en la edición anterior de estos mismos géneros.

Se concursará con originales inéditos, que no estén comprometidos para su publicación total ni parcialmente, ni se encuentren en veredicto en otros certámenes. 

Los requerimientos para la presentación de los textos son:

  • Tres ejemplares de la obra, debidamente presillados y foliados; impresos o mecanografiados en formato legible.
  • La extensión mínima en Cuento será de 100 cuartillas y en Literatura para Niños y Jóvenes, 30 cuartillas. 

Las obras se presentarán bajo seudónimo. En sobre aparte, identificado con el título de la obra y el seudónimo, se incluirá una ficha con nombre y apellidos del autor, número de carnet de identidad, dirección y teléfono, así como el correo electrónico si lo posee. 

Las obras serán recibidas en la sede de la editorial (Joaquín Castillo Duany 356, entre Carnicería y San Félix, Santiago de Cuba, 90100), hasta el 25 de abril de 2014.

El jurado constituido por prestigiosos escritores y críticos literarios, dará a conocer los resultados el 28 de mayo de 2014. El fallo del mismo será inapelable. 

Se otorgará un premio único e indivisible en cada uno de los géneros, consistente en 5 000 pesos en moneda nacional y la publicación de la obra con sus correspondientes honorarios por derecho de autor, de acuerdo con la ley vigente.

No se otorgarán menciones, aunque el jurado podrá recomendar a la editorial las obras que considere publicables en cada género.

La editorial no se compromete con la devolución de los textos no premiados.

La participación en el concurso supone la aceptación de lo anteriormente estipulado.

Para mayor información, utilice la vía telefónica (022) 628096.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Autour d’une journée dans le monde


Foto: Robier Mesa


Enrique Pérez Fumero

enriquep@rect.uo.edu.cu




«Écoute ma voix singulière qui te chante dans l’ombre

Ce chant constellé de l’éclatement des comètes chantantes.»



Cuando le pregunté a un estudiante dónde radicaba el éxito de su carrera estudiantil me respondió con brillo en los ojos: «en el estudio y la práctica; en la superación y en el amor que le pongas a cada cosa que hagas».



Y tiene razón, porque esas luces son espontáneas.



Los estudiantes son el futuro próximo de un país. Ellos asumen un compromiso militante con el tiempo en que viven. Son la continuidad histórica, al tiempo de socializar una ideología que le servirá para la vida. Las aulas devienen espacios plurales donde la cultura forja el pensamiento; el profesor —más que un rector—, es amigo y padre también.



En Cuba, el día del estudiante se ha convertido en una fiesta popular. En Latinoamérica, el 17 de noviembre es una oportunidad para reclamar autonomías referidas a la propia instrucción u oportunidades de empleo, el derecho a la no explotación. Los estudiantes continúan en la batalla como los de antaño.



«Je te chante ce chant d’ombre d’une voix nouvelle

Avec la vieille voix de la jeuneuse des mondes»



Au moment où la Seconde Guerre Mondiale faisait rage, les forces nazi-fascistes en Tchécoslovaquie ont décidé de fermer les universités à Prague. La guerre était une contrainte pour les étudiants, qui sont sortis dans les rues le 17 novembre 1939 pour manifester contre le régime imposé : des centaines de blessés et 9 y sont morts.  La réponse des allemands a été la déportation  de 1200 jeunes aux camps de concentration. 

L’année suivante, lors du premier Congrès International de L’étudiant, on a accordé de commémorer le 17 novembre et créer une Journée internationale de l'étudiant. Plusieurs pays sur tout en Amérique latine, célèbrent la journée de l'étudiant, pourtant en France elle n’est pas très connue ; mais il y a des représentants de syndicats d’étudiants. 



Il n'existe pas de statut international de l'étudiant. Chaque état fixe la façon dont il gère cette population. Cependant, certains organismes transnationaux mettent en place quelques traits communs. Il en est ainsi de l'Association ISIC, adossée à l'UNESCO, qui délivre de cartes internationales qui sont reconnues dans la quasi-totalité des pays comme un justificatif valable du statut d'étudiant.



A l'occasion dʼune nouvelle anniversaire de la journée internationale de l'étudiant, ce 17 novembre, les étudiants essayeront de se faire les portes parole de ceux qui ne pourraient pas parler. Alors, les efforts  pour faire accomplir leurs droits, pour qu’ils affichent ses rêves et ses acquis, ils continuent.