jueves, 18 de abril de 2013

Dr. C. Raúl Garcés: “La tecnología no es un añadido, es una mediación que atraviesa nuestras vidas”


Enrique Pérez entrevista al periodista Raúl Garcés en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Foto: Jorge Carlos Bello


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Lo había visto y escuchado a través del programa radio televisivo La Mesa Redonda, pero nunca había tenido la oportunidad de compartir con él, hasta que fui a la Facultad de Comunicación, de la Universidad de La Habana. Quien lo ve a través del cristal o lee algunas de sus obras, puede tener una impresión muy particular, pero como dijera el Apóstol “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.

El Dr. C. Raúl Garcés dispuso tiempo y energías para conversar de su tesis doctoral, de los nuevos procesos que tienen lugar en las redes sociales y del futuro más cercano del periodismo. Este es un hombre donde la academia y el ejercicio de la profesión van de la mano. Aquel día sentí que había asistido a una conferencia de vida.

EPF: En su tesis doctoral, usted hace un análisis de “la construcción simbólica de la opinión pública” en el periódico The New York Times, a partir de un estudio de caso como es la Guerra de Irak. ¿Hasta qué punto ese modelo nos podría servir para analizar los proceos que tienen lugar en las redes sociales?

Dr. RG: Las redes sociales como los espacios digitales son también una extensión simbólica en otros contextos. No se puede entender determinadas tendencias prevalecientes en la comunicación, o modelos comerciales o neoliberales, sin entender que en el mundo actual hay lógicas de configuración económica y política que apuntan a eso. Hay entender la comunicación no como un sistema autónomo alejado del sistema político o del sistema social, sino inserto, dialogante y dependiente de él.

En la tesis trato de demostrar, como otros estudios precedentes en Estados Unidos, los modos de construcción de la opinión pública a partir de la descontextualización de la noticia, y la construcción de la realidad sobre la base de manipulaciones evidentes. Hoy día nos percatamos como este mundo tradicional se extrapola al contexto digital.

En América Latina hay ejemplos contundentes de como los media construyen un modelo de comunicación distinto que subvierte determinadas relaciones de poder, da voz a los tradicionalmente excluidos e intenta pensar la comunicación a otro plano. Hoy día las relaciones de emisor y receptor pasan de ese sentido vertical con el que tradicionalmente se concibieron en un modelo de periodismo soberbio que existe de Harold Laswell, a un modelo de periodismo y de comunicación más horizontal, de conversación, donde el receptor deviene emisor, participante activo de la comunicación.

EPF: Hoy día surgen nuevos tratados como Open Goberment, Open Source y Democracia 2.0 para relacionar una cultura dospuntocentrista a la vida de las personas. ¿A su juicio, cuánto puede favorecer estos procesos a la sociedad actual en que vivimos?




Dr. RG: Mucho y los ejemplos están en los resultados obtenidos por al menos 2 presidentes: Hugo Chávez o Barack Obama. Si analizamos la cuenta de Obama en Facebook, nos daremos cuenta que es más informal, comunicativo, es el mandatario a través de una relación más familiar y horizontal con determinada audiencia.

Sin embargo, creo que en Cuba nos falta mucho camino por andar y no solo en el ámbito tecnológico, sino en el ámbito cultural. Hablo de la capacidad que tengamos para asimilar determinadas competencias que nos permitan interactuar con la tecnología de una manera distinta. 


Hay que entender que la tecnología no es un añadido de nuestras vidas. La tecnología es una mediación que atraviesa nuestras vidas como la ideología y la sociedad tiene que avanzar para asimilar la información como un bien público.

Por otra parte, el nivel de conectividad que tienen nuestras instituciones y los organismos  de la administración central del estado para ofrecer al ciudadano una respuesta y rendir cuentas es precario. Los funcionarios tienen que rendir cuenta en relación con su accionar, porque entonces no serían representantes de quienes los eligieron y los ciudadanos necesitan demandar información para participar de una comunicación política activa.

EPF: ¿Usted cree que llegaremos a un tipo de periodismo basado en plataformas como Microblogging, Geolocalización y Preguntas y Respuestas?


Otro momento de la entrevista. Foto: Jorge Carlos Bello

Dr. RG: Creo que sí y no tanto en el futuro. Hoy en el caso de Cuba, te puedes encontrar un post en la blogosfera que tenga más impacto que el editorial de un medio tradicional.

Yoani Sánchez es un buen ejemplo desde la derecha, pero la figura mediática que es Yoani Sánchez no es sólo ella misma: hay detrás un aparato ciber político. Sánchez es corresponsal del periódico El País y es un ejemplo de como determinados intereses económicos se utilizan para inflar el discurso de las redes sociales. Hay quien manifiesta —y yo comparto esa idea— que Yoani Sánchez se ha convertido en lo que es porque está en Cuba y porque las limitaciones tecnológicas son muy grandes. Aquí Twittear constituye una práctica cultural de un determinado grupo de personas y no está extendido a toda la población.

Estamos en un contexto, donde tenemos que despojarnos de esa visión soberbia que obnubila a los periodistas formados en las Universidades. Los que accedemos a un micrófono o hablamos delante de las cámaras, o escribimos para un periódico o una agencia de manera institucional, somos tan doctos como cualquier persona que utilice bien las nuevas tecnologías en función de la comunicación.

Hay un desafío importante en el periodismo cubano. Juventud Rebelde, Granma y Trabajadores hoy son desafiados por cualquier persona con acceso a Internet. La señal abierta de Tele Sur implica un cambio cultural, porque apelan constantemente a una diversidad de fuentes, que no es propio de nuestro modelo de propaganda monopolista y nosotros no estamos habituados a ese contraste. O nos salvamos sobre la base de adaptarnos a ese cambio cultural, o falleceremos y el periodismo tendrá que reformular sus conceptos y estatutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario