jueves, 25 de julio de 2013

La noche en que Juan Almeida brilló con más luz


Foto: Miguel Rubiera Jústiz


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu



La noche en que los asaltantes al Cuartel Moncada salieron a Santiago de Cuba, y como homenaje al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, se iluminó en esta ciudad su relieve escultórico, que preside el edificio de tramoya del Complejo Cultural Heredia.

La velada tuvo lugar en el escenario citadino de la Avenida de las Américas. Allí se recordó al fundador del III Frente Oriental Dr. Mario Muñoz Monroe, a través de sus composiciones musicales. 

La Banda Juvenil de Conciertos del Conservatorio Esteban Salas acompañó a los artistas: el pionero Adam Ramos interpretó “Marinero quiero ser”; Esperancita Ibis y Eva Griñán cantaron “Quisiera enamorarme” y “Mejor terminar”, respectivamente; el grupo Quinto Bar hizo la pieza más conocida de Almeida “La Lupe” y el tema “Son homenaje” se escuchó por el Grupo Granma; Yelina Lafargue, cerró con otra obra antológica “Cualquier lugar es mi tierra”.

Bajo la dirección artística de Juan Carlos Delgado Díaz, los actores dramáticos Maikel Eduardo Santiago, Consuelo Duany y María Teresa García, también recordaron algunas de las facetas del dirigente político.

En el acto de encendido del relieve escultórico de Juan Almeida, se encontraba su autor, el pintor, diseñador y escultor Enrique Ávila González. También asistieron el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Lázaro Expósito Canto, integrante del Comité Central y Primer Secretario del PCC en Santiago de Cuba, familiares de Almeida Bosque, y otros dirigentes y personalidades.

La obra de acero con 32 metros de altura, 20 de ancho, y 15 toneladas de peso refleja a líneas una imagen jovial de Almeida con sombrero alón, tomada después del triunfo de la Revolución en 1959. 

En la parte inferior a la izquierda del monumento está inscrita la frase a caligrafía “Aquí no se rinde nadie...”, que Juan Almeida pronunciara durante el combate de Alegría de Pío, el 2 de diciembre de 1956.

Acto de encendido del relieve escultórico del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque. Foto: Miguel Rubiera Jústiz
 
Con la inauguración de la obra, la imagen de Juan Almeida iluminará las noches en Santiago de Cuba. Ubicada en el entorno de la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales y dirigiendo su mirada a la escultura ecuestre del Titán, Juan Almeida continúa su lucha junto al pueblo que abrazó sus ideales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario