martes, 23 de abril de 2013

Dra. C. María Dolores Ortiz: “que se apropien del contenido de la lectura”


 Enrique P. Fumero entrevista a la Dra. C. María Dolores Ortiz. Foto: Eduardo Pinto


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

El poeta chileno Pablo Neruda refiriéndose al proceso de conquista y colonización del nuevo mundo iniciado en 1492, describió a los conquistadores como “torvos (…) De aquí se lo llevaron todo y nos dejaron todo. Nos dejaron las palabras”.

La Dra. C. María Dolores Ortiz, se ha encargado por muchos años de promover la lectura y el uso correcto de la lengua española. Invitada a impartir una conferencia magistral en el XIII Simposio Internacional de Comunicación Social celebrado en Santiago de Cuba, y a pesar del cansancio, dispuso unos minutos para responder mis preguntas. Ese día sentí “bajo mis talones el Costillar de Rocinante”.

EPF: ¿Cuáles son algunas de las principales problemáticas que usted ha detectado en la enseñanza del idioma español a los jóvenes? ¿A quién enjuiciaría como culpables?

Dra. MDO: Es un tema infinito. La preparación del profesor no siempre está a la altura de lo que se espera, para una docencia en el nivel secundario o en la propia Universidad. Existe además mucho desconocimiento de las características del español de Cuba, de la literatura cubana y universal y por lo tanto no se pueden mezclar ambas cosas.

Además, hay problemas que no son sólo privativos del profesor de español. En todas las escuelas, sin importar el nivel académico, los profesores tienen que dominar correctamente el idioma y exigirles a los estudiantes que lo hagan.

La educación y los educadores tienen una gran responsabilidad. Sin embargo, la educación no es sólo escuela, hablo además de las instituciones culturales, políticas y los medios de difusión masiva. Todos participan en la formación educacional y cultural de la población.

EPF: ¿Qué implicaciones tienen las re visitaciones actuales que se le hacen a la lengua española, a partir del surgimiento de las nuevas tecnologías, la mensajería celular?

Dra. MDO: No es lo mismo asumir un préstamo lingüístico porque las lenguas han crecido históricamente de esa manera, que una palabra inventada proveniente de un léxico de las nuevas tecnologías o de los estratos más problemáticos de la sociedad. 

Los presos no hablan igual que los estudiantes universitarios. El peligro radica en que el estudiante se apropie de determinadas palabras de otros contextos y abuse de ellas en su comunicación.

EPF: Usted decía en su conferencia que en Cuba no se han formado lectores que se sirvan de la literatura, sin embargo, en la prensa se afirma que la Feria del Libro es el evento cultural más importante del país.

Dra. MDO: Yo también creo que es así. Y ciertamente muchísima gente lee, pero yo quisiera que existieran más lectores y que se apropiaran del contenido de la lectura. Por otro lado, quisiera que no leyeran libros malos, porque en ocasiones nuestras editoriales publican textos malísimos que luego duermen el sueño eterno con el polvo de las librerías.

jueves, 18 de abril de 2013

Dr. C. Raúl Garcés: “La tecnología no es un añadido, es una mediación que atraviesa nuestras vidas”


Enrique Pérez entrevista al periodista Raúl Garcés en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Foto: Jorge Carlos Bello


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Lo había visto y escuchado a través del programa radio televisivo La Mesa Redonda, pero nunca había tenido la oportunidad de compartir con él, hasta que fui a la Facultad de Comunicación, de la Universidad de La Habana. Quien lo ve a través del cristal o lee algunas de sus obras, puede tener una impresión muy particular, pero como dijera el Apóstol “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.

El Dr. C. Raúl Garcés dispuso tiempo y energías para conversar de su tesis doctoral, de los nuevos procesos que tienen lugar en las redes sociales y del futuro más cercano del periodismo. Este es un hombre donde la academia y el ejercicio de la profesión van de la mano. Aquel día sentí que había asistido a una conferencia de vida.

EPF: En su tesis doctoral, usted hace un análisis de “la construcción simbólica de la opinión pública” en el periódico The New York Times, a partir de un estudio de caso como es la Guerra de Irak. ¿Hasta qué punto ese modelo nos podría servir para analizar los proceos que tienen lugar en las redes sociales?

Dr. RG: Las redes sociales como los espacios digitales son también una extensión simbólica en otros contextos. No se puede entender determinadas tendencias prevalecientes en la comunicación, o modelos comerciales o neoliberales, sin entender que en el mundo actual hay lógicas de configuración económica y política que apuntan a eso. Hay entender la comunicación no como un sistema autónomo alejado del sistema político o del sistema social, sino inserto, dialogante y dependiente de él.

En la tesis trato de demostrar, como otros estudios precedentes en Estados Unidos, los modos de construcción de la opinión pública a partir de la descontextualización de la noticia, y la construcción de la realidad sobre la base de manipulaciones evidentes. Hoy día nos percatamos como este mundo tradicional se extrapola al contexto digital.

En América Latina hay ejemplos contundentes de como los media construyen un modelo de comunicación distinto que subvierte determinadas relaciones de poder, da voz a los tradicionalmente excluidos e intenta pensar la comunicación a otro plano. Hoy día las relaciones de emisor y receptor pasan de ese sentido vertical con el que tradicionalmente se concibieron en un modelo de periodismo soberbio que existe de Harold Laswell, a un modelo de periodismo y de comunicación más horizontal, de conversación, donde el receptor deviene emisor, participante activo de la comunicación.

EPF: Hoy día surgen nuevos tratados como Open Goberment, Open Source y Democracia 2.0 para relacionar una cultura dospuntocentrista a la vida de las personas. ¿A su juicio, cuánto puede favorecer estos procesos a la sociedad actual en que vivimos?




Dr. RG: Mucho y los ejemplos están en los resultados obtenidos por al menos 2 presidentes: Hugo Chávez o Barack Obama. Si analizamos la cuenta de Obama en Facebook, nos daremos cuenta que es más informal, comunicativo, es el mandatario a través de una relación más familiar y horizontal con determinada audiencia.

Sin embargo, creo que en Cuba nos falta mucho camino por andar y no solo en el ámbito tecnológico, sino en el ámbito cultural. Hablo de la capacidad que tengamos para asimilar determinadas competencias que nos permitan interactuar con la tecnología de una manera distinta. 


Hay que entender que la tecnología no es un añadido de nuestras vidas. La tecnología es una mediación que atraviesa nuestras vidas como la ideología y la sociedad tiene que avanzar para asimilar la información como un bien público.

Por otra parte, el nivel de conectividad que tienen nuestras instituciones y los organismos  de la administración central del estado para ofrecer al ciudadano una respuesta y rendir cuentas es precario. Los funcionarios tienen que rendir cuenta en relación con su accionar, porque entonces no serían representantes de quienes los eligieron y los ciudadanos necesitan demandar información para participar de una comunicación política activa.

EPF: ¿Usted cree que llegaremos a un tipo de periodismo basado en plataformas como Microblogging, Geolocalización y Preguntas y Respuestas?


Otro momento de la entrevista. Foto: Jorge Carlos Bello

Dr. RG: Creo que sí y no tanto en el futuro. Hoy en el caso de Cuba, te puedes encontrar un post en la blogosfera que tenga más impacto que el editorial de un medio tradicional.

Yoani Sánchez es un buen ejemplo desde la derecha, pero la figura mediática que es Yoani Sánchez no es sólo ella misma: hay detrás un aparato ciber político. Sánchez es corresponsal del periódico El País y es un ejemplo de como determinados intereses económicos se utilizan para inflar el discurso de las redes sociales. Hay quien manifiesta —y yo comparto esa idea— que Yoani Sánchez se ha convertido en lo que es porque está en Cuba y porque las limitaciones tecnológicas son muy grandes. Aquí Twittear constituye una práctica cultural de un determinado grupo de personas y no está extendido a toda la población.

Estamos en un contexto, donde tenemos que despojarnos de esa visión soberbia que obnubila a los periodistas formados en las Universidades. Los que accedemos a un micrófono o hablamos delante de las cámaras, o escribimos para un periódico o una agencia de manera institucional, somos tan doctos como cualquier persona que utilice bien las nuevas tecnologías en función de la comunicación.

Hay un desafío importante en el periodismo cubano. Juventud Rebelde, Granma y Trabajadores hoy son desafiados por cualquier persona con acceso a Internet. La señal abierta de Tele Sur implica un cambio cultural, porque apelan constantemente a una diversidad de fuentes, que no es propio de nuestro modelo de propaganda monopolista y nosotros no estamos habituados a ese contraste. O nos salvamos sobre la base de adaptarnos a ese cambio cultural, o falleceremos y el periodismo tendrá que reformular sus conceptos y estatutos.

miércoles, 17 de abril de 2013

La enfermedad de Hugo Chávez en la agenda de medios y públicos. Análisis del hashtag #ElMundoEstaConChavez desde la teoría del “framing”


El hashtag #ElMundoEstaConChávez, surgió durante la última convalecencia del presidente Hugo Chávez. Foto: Internet.

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

(Artículo publicado en la revista Index.Comunicación, de la Universidad del Rey Juan Carlos, en España)

Resumen:

En las sociedades globalizadas y complejas de la actualidad, la intervención de las redes sociales es fundamental para propiciar un intercambio entre los ciudadanos y los líderes políticos sobre los temas más importantes que implican a la humanidad.

La presente investigación propone un estudio de la red social Twitter, a través del análisis de los mensajes etiquetados con #ElMundoEstaConChavez, surgido a causa de la aparición de nuevas células cancerígenas en el fallecido presidente Hugo Chávez. 

A partir de los referentes de las teorías de agenda-setting, framing y priming, se reconoce el tipo de encuadre que realizaron los seguidores de @chavezcandanga.

Descargue el texto completo en pdf


martes, 9 de abril de 2013

No soy un creador, soy un reflejo de la creación que me circunda


Enrique P. Fumero entrevista al pintor Ever Fonseca. Foto: Gabriela María C. Fernández


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Ever Fonseca parece un niño adulto, con sus 75 años, y la barba blanca que le cubre toda la cara. De sus manos han salido innumerables formas y colores, y a pesar de haber obtenido el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2012, confiesa sentirse atraído como la primera vez, por la belleza de la naturaleza de Cuba y el Caribe. La calidad de muchas de sus obras contrasta con la excesiva modestia de su personalidad.

Lo abordé durante la exposición Drapetomanía, que rinde tributo a Grupo Antillano, un movimiento artístico desarrollado en la isla entre los años 1978 y 1983, el cual Ever también integró. Sus palabras paseaban la gran escala de los grises por causa de la pasión con que hablaba de su generación, sus cuadros y su patria chica.

EPF: ¿Qué recuerda usted de Grupo Antillano? ¿Considera que la defensa de los elementos africanos en la cultura cubana, marcó una tendencia estética en las obras plásticas de los que integraron el movimiento?

EF: Nosotros no constituimos una escuela en el sentido de definir y establecer parámetros estéticos. Nos reunimos para exponer juntos porque teníamos intereses comunes: la geografía, el empeño de buscar la identidad mestiza, y la necesidad de mostrarle al mundo nuestra cultura, aunque también teníamos diferencias porque estudiamos y nos formamos en talleres diferentes. Todos fuimos y somos independientes porque hicimos además varias exposiciones personales. No creo que Grupo Antillano haya propuesto un canon para pintar un paisaje o una obra abstracta. Aquí cada cual pintó lo que quiso y lo que se propuso. 

Ever Fonseca

EPF: ¿Qué elementos dentro de su obra nos permiten apreciar la riqueza de la naturaleza, el imaginario y la cultura antillana?

EF: No creo que haya sido yo el que lo haya vinculado, es mi entorno el que se ha reflejado en mi obra: la flora, la fauna, la gente, las costumbres, la idiosincrasia y nuestra pluralidad cultural donde confluyen tantas culturas del mundo. 

El resultado es el rostro de un hombre cubano o las formas naturales de animales o cosas, que se diferencian por completo de las imágenes del mundo europeo.
 


EPF: ¿Cómo asumió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2012? ¿Cuáles de sus obras cree que hayan influido en este reconocimiento?

EF: El Premio Nacional me sorprendió, pero lo asumí como el reconocimiento al trabajo realizado y la actitud ante la vida. Creo además que tiene que ver mucho con mi origen en este país. Cuando dibujo la naturaleza, no copio el entorno y la belleza de las cosas naturales, trato de asumir la expresión del color para transmitir sentimientos. Mi obra establece un diálogo con la naturaleza. Hay diseños plásticos en las pieles de los majases y en las pieles de algunos insectos que te retan la imaginación. Hay colores que transmiten alegría, otros te hechizan o te asustan y esas expresiones poli cromáticas, son las que trato de comunicar con los demás, sin faltar a la idiosincrasia de esos elementos. Cuando subordinas el color para aparentar algo que no es, ya lo estás traicionando y no lo expresas como verdaderamente es.

EPF: ¿Cuáles símbolos, formas e imágenes le quedan a Ever Fonseca por llevar al lienzo?

EF: No me siento que soy creador, sino que la naturaleza es creadora y que yo la asumo. Constantemente veo nuevas cosas y me maravillo. Esos signos, símbolos, diagramas y modos de mostrar expresiones naturales, es lo que está constantemente cambiando y cambia en mí cuando yo trabajo. Yo soy un reflejo de la creación que me circunda. 

El pintor Ever Fonseca expresa la creación de la naturaleza en su cuadro "Familia en el charco" al fondo. Foto: Gabriela María C. Fernández

sábado, 6 de abril de 2013

Drapetomanía, el cimarronaje entre luces y colores


Montacongo (1979), de Oscar Rodríguez Lasseria. Foto: Internet

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


Como expresión y defensa de un legítimo arte cubano, que reconoce la influencia de los elementos africanos y afro-caribeños, fue inaugurada el viernes 5 de abril, la exposición Drapetomanía en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, de Santiago de Cuba.

Contentiva de más de una veintena de obras entre piezas de pequeño y gran formato e instalaciones, la muestra rinde tributo a Grupo Antillano, un movimiento cultural y artístico desarrollado en Cuba de 1978 a 1983. El título, Drapetomanía, alude una patología descubierta por un médico de esclavos: la tendencia loca que tenían los cimarrones de huir y de ser libres. El término compuesto viene del griego drapetes que significa escapar y manía que quiere decir locura. 

Artistas que pertenecieron a Grupo Antillano. Foto: Internet

Los artistas que pertenecieron a Grupo Antillano se preocuparon por destacar en sus creaciones, la presencia y el imaginario del mosaico africano, como un aporte indispensable para el proceso inacabado de formación de la cultura nacional. Surgido al final de los polémicos años setenta en Cuba, este movimiento demostró la eficacia del arte en la lucha por la identidad, cuando se evade el socorrido relato panfletario político.

Diferentes estéticas, influencias y escuelas se reencuentran hoy. La paleta fría de Julia Valdés con las líneas y los grises azulados dibuja los “Interiores de la Habana vieja” (2003), mientras que la pieza “Montacongo” (1979) de Oscar Rodríguez Lasseria, impresiona por la transfiguración tridimensional del motivo hombre animal.

Interiores de la Habana vieja (2003), de Julia Valdés. Foto: Internet

Alberto Lescay Merencio mezcla movimiento y fuerza en la “Serie Ngangá” (2010). Leonel Morales describe con formas ojivales la riqueza de “El mar de las Antillas”, al tiempo que Ever Fonseca representa una escena cotidiana de una “Familia en el charco”. Rafael Queneditt relaciona las creencias populares con “Resurrección” (2013) y Andrés Montalbán representa la “Eterna ida del regreso”, como la vida misma del ser humano.

Familia en el charco, de Ever Fonseca. Foto: Internet

Otros artistas que pertenecieron a Grupo Antillano expusieron sendos motivos, a partir de la guerra, la religión y la lucha intrínseca del ser humano de alcanzar la libertad y la soberanía plenas. También se suman más creadores contemporáneos como Belkis Ayón, José Bedia, Choco (Eduardo Roca Salazar), Juan Roberto Diago, Douglas Pérez, Elio Rodríguez Valdés, Alexis Esquivel, Andrés Montalván Cuéllar, Santiago Rodríguez Olazábal, René Peña, Marta María Pérez Bravo, y Leandro Soto.

Resurección (2013), de Queneditt

Ante la presencia de algunos fundadores e invitados, la fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas hizo entrega de los Premios Crecemos a los artistas de la plástica Rogelio Rodríguez Joas y Rafael Queneditt Morales, quien remarcó la importancia de los 5 años de vida del movimiento. 

Lo que nos unió en Grupo Antillano fue la necesidad de demostrar la identidad nacional. No se trataba de salir a buscar afuera las bellezas que teníamos tan cerca. Queríamos reencontrarnos con nuestra cultura para darla a conocer desde aquí al mundo entero. 

No se puede pintar el paisaje cubano con el Sol de Europa, ni comparar el movimiento de una mujer cubana con otra de cualquier país. 

 

Santiago de Cuba se dispone a celebrar los primeros 35 años, de la creación de Grupo Antillano. Sin hablar de reivindicaciones, el movimiento no sentó una pauta o un dogma que los caracterizase, sino una filosofía de vida que responde a las preguntas: ¿Quiénes somos?, ¿De dónde venimos?, ¿Hacia dónde vamos?

Drapetomanía viene a demostrarnos el esfuerzo de una generación que encontró la inspiración desde los orígenes de la nacionalidad cubana. Grupo Antillano supo revelar las esencias de la cultura africana en el devenir histórico de las artes y la vida de los cubanos. Queneditt Morales fue uno de los que resumió la historia como un trazo de pincel: El grupo no se deshizo y lo importante es que nuestra semilla ha germinado en varios jóvenes. 

A continuación, instantáneas de la exposición Drapetomanía tomadas de Internet.
 






















jueves, 4 de abril de 2013

¿Qué implica ser militante de la UJC hoy en Cuba?


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Reuniones, trabajos voluntarios, guardiaes, pagar la cotización, emular, preocuparse por los demás, ser el primero en todo, construir el socialismo y defender la Revolución sin renunciar a los sueños personales o placeres de la vida… 

¿qué implica realmente ser militante de la Unión de Jóvenes Comunistas, hoy en Cuba? ¿Cómo ser consecuente con un comportamiento político y cívico, cuando en ocasiones las ideas no tienen raíces en el corazón?

Al indagar sobre las características que debe tener un militante de la UJC que evidencien una evolución de la organización a 51 años de creada, los jóvenes hacen mutis. Luego de la crisis, sobrevienen las palabras y más de uno comienza a soltar las palabras a borbotones.

Tienen que ser más consecuentes, críticos y autocríticos. / Un joven militante de estos tiempos no se puede conformar con pagar la cotización y asistir a las reuniones. / Es preciso que evolucionemos y nos pongamos de frente a las necesidades actuales de la sociedad, sin renunciar a los principios que nos han regido durante estos años. / Hay que suprimir de la unión... a los jóvenes están por estar y además, ser militante no es portar un carné que a veces deviene un documento fantasma.

Hoy día, los jóvenes cubanos nacidos en las décadas de 1990 y 2000, abren los ojos a una sociedad llena de problemas, sin haber sido los responsables de su ejecución. Además, los paradigmas y las representaciones culturales y sociales de lo que debe ser un joven comunista, no se pueden mantener a partir de consignas y discursos, donde resulta imposible medir el grado de certidumbre o rechazo por quienes lo manifiestan.


Jóvenes universitarios en la residencia estudiantil. Foto: EPF

El dilema entre la opinión pública y la opinión silenciada o no pronunciada, tiene su caldo de cultivo en la educación y en la socialización política de los modelos que forman parte de un sistema nacional. Mientras en las reuniones no se digan las opiniones por miedo a disentir de lo que plantea un dirigente, arrastramos el sinsabor del desacuerdo que un buen día explota.

Desde el sello, la organización comunista juvenil cubana tiene sus bases fundacionales en el ejemplo de tres hombres valerosos: Julio Antonio Mella Mc Partland, Camilo Cienfuegos Gorriarán y Ernesto Guevara de la Serna. Sin embargo cada uno de estos hombres hizo una revolución en un momento histórico dado y sus palabras fueron banderas que enarbolaron las juventudes de los años sesenta y setenta en el mundo.

Varias de las preguntas que se hacen los jóvenes cubanos, están relacionadas con esa revolución que de acuerdo con el pensamiento de Fidel, implica “cambiar todo lo que debe ser cambiado” y “desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional”.

¿Quiénes son los responsables de determinar un cambio y bajo qué condiciones? ¿Cuáles son los estatutos culturales y simbólicos que deben seguir los jóvenes del reggaetón y la Internet? ¿Quiénes son los hombres que marcan un desarrollo a partir de la negación de todo lo que tiene que ser negado? ¿Cómo conformar un discurso que tenga en cuenta la pluralidad de criterios y no un coro de una frase vacía o descontextualizada? ¿Cuál es la revolución que necesitan los pinos nuevos?

Los jóvenes militantes de la UJC necesitan reinventar la organización y hacerla más participativa, de acuerdo con las potencialidades de cada uno. Si bien la militancia no puede confundir masividad con calidad, es necesario un cambio que emane desde los propios cimientos, junto con los frutos de una generación diversa y alternativa.

El Che decía en su tiempo y en su contexto que “la arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud; en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera”.

Hoy día, los jóvenes deben hacer sus propias revoluciones para luego propiciar un cambio en el colectivo y la sociedad.

lunes, 1 de abril de 2013

Balada poética para el buen Oscar Cruz





Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


El cuaderno de poesía Balada del Buen Muñeco, del escritor santiaguero Oscar Cruz, fue presentado en el patio la Jutía Conga, de la sede del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). 

Conformado por 15 poemas que integran un proyecto mayor titulado La Maestranza, el poemario Balada… obtuvo el Premio Wolsan-CubaPoesía, 2012, auspiciado por la Fundación Wolsan de Corea del Sur y la Fundación Cultural Asia-Iberoamérica, de Bogotá, Colombia. 
 

EPF: ¿Qué temáticas abordas en este poemario?

OC: Balada del Buen Muñeco es la tercera sección del libro La Maestranza, que debe salir a finales de 2013 por el sello de Ediciones Unión. Son textos que exploran la literatura, la cultura y la sociedad del ser humano. Es la visión que tiene el individuo de los campos literario y social cubanos, donde se mueven los escritores fundamentalmente.

Este primer cuaderno tiene su caldo de cultivo en Santiago de Cuba. El libro La Maestranza, por su parte, pretende dar una visión de la sexualidad, la política y los patrones literarios y culturales de las personas asentadas en las zonas marginales de Santiago de Cuba. Me inspiré en la realidad santiaguera, sus calles, su imaginario y algunos personajes variopintos.

EPF: ¿Qué visión ofrece Oscar Cruz de los literatos y de la sociedad, actuales?

OC: Una visión crítica y enjuiciadora sobre el comportamiento de la gente y la función perdida de los poetas, para abordar la realidad que los circunda. Es además cruel, morbosa y libidinosa, salpicada con una dosis de humor. Quiero que el lector perciba la crueldad y el dolor, al tiempo de reflexionar y reír leyendo.

EPF: Si le pusiéramos una mirilla a tus poemas… ¿A dónde apuntarían?

OC: A la cabeza de la gente. Siempre van a ser duros para golpear lo que a mi entender, está mal hecho.

EPF: ¿Qué Oscar se asoma a la portada del poemario?

OC: En la cubierta del libro aparece el verdadero Oscar: una persona contenta, juvenil y no como mucha gente me cree, a ratos contraído, un editor ermitaño. Yo soy como aparezco en la foto: un pelotero, me gusta reír y disfrutar los placeres que cualquier hombre anhela.

Balada del Buen Muñeco, regala además una intimidad que sobresale por la escritura en primera persona de los versos. Hay imágenes de la adolescencia acompasada por los cintarazos de la madre, la rebeldía de asistir a las lecturas de poemas en paños menores mostrando los huevos, y la comparación de una generación con los perros que miran, ladran y babean con rabia.

El autor se reconoce como un poeta, que carga con una definición gastada: “el poeta es un perro que hay que echar a la perrera, pero debes encerrarlo a latigazos. / en Cuba, un buen poeta nunca llega a ser carroña”. Pero el poeta santiaguero sabe que su fuerza está en la palabra con filo, para matar a las ballenas y a las ratas y combinar combina su verso “con los combates de boxeo”, donde reír es más importante que ganar o vencer.

Galardonado anteriormente con los premios David en 2006; Pinos Nuevos y Dador en 2009, Oscar Cruz construye un verso completamente libre y sin ambigüedades. Las historias e imágenes textuales se mezclan con la violencia y las otredades humanas, para devolver el fatalismo humorístico con que Cruz mira al mundo en sus obras y que pudiera ser uno de los cimientos de su poesía de autor, si es que existe tal definición.

A continuación, el verso titular del poemario:

El Buen Muñeco

de niño los viejos me compraron un Porfiao.
véase un muñeco vacío de lenguaje, que lleva
el contrapeso en la base y que golpeado con
fuerza hacia cualquier dirección, siempre
termina por estar derecho. tenía la sonrisa
atroz y la mirada hueca.

pasé largas horas sentado tratando de tumbarlo
pero nunca lo lograba. por más que en la cabeza
lo golpeé el rojo muñecón se la agenció
para quedar derecho.

el juego me volvió el Gran Porfiao:
véase un sujeto vacío de lenguaje, que lleva
el contrapeso entre las piernas y que golpeado
con fuerza hacia cualquier dirección
siempre termina por estar derecho.

esto no le agrada a los mayores, tan alegres
y enfocados en el arte de mandar.
soy para tu bien el Buen Muñeco.
si quieres comprobar cómo me enderezo

golpea mi cabeza.