jueves, 10 de julio de 2014

Ellos discuten sobre el periodismo cultural





Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

¿Qué es el periodismo cultural? ¿Cómo intervienen el hecho artístico, el artista, el periodista y los públicos en un mismo haz? ¿Cómo se puede sensibilizar a las personas a partir de una nota, una crónica o un comentario sobre arte?

En torno a estos y otros subtemas estuvo dirigido el taller sobre periodismo cultural, con sede en la Asociación Hermanos Saíz y conducido por José Luis Estrada Betancourt y Yuris Nórido, representantes de los periódicos Juventud Rebelde y Trabajadores, respectivamente. Por Santiago de Cuba y de la emisora Radio Siboney, también se sumó el máster en ciencias Reynaldo Cedeño Pineda, autor del blog La isla y la espina y ganador del Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro, en 1998 y 2001.

Reconocido como una especialización, el ejercicio periodístico de un hecho cultural tiene tantos valores como la situación indicativa que lo genera. No se trata de suplantar lo que quiso decir el artista con una manifestación, o de construir una realidad que sólo aparece en los medios. De acuerdo con la opinión de los presentadores, es imprescindible un amplio bagaje cultural, competencias profesionales y un estilo que sólo se logra con la experiencia y el trabajo sostenido.

Periodismo cultural no es sinónimo de carteleras, ni de promocionar sitios nocturnos o incluir recetas de cocina, canciones y frases célebres en la página cultural de un periódico. Su función es acompañar la obra, sugerirle al público un determinado enfoque o mirada crítica y por último y no menos importante, deviene un hecho artístico que se puede leer, escuchar o ver con placer.

Entre sus valoraciones, Reynaldo Cedeño apuntó que el periodismo cultural es el ejercicio del criterio y éste último participa en el largo proceso que significa acercarse a un hecho cultural y mostrárselo a las personas.

Herramientas hay muchas y tampoco es decisivo si el reportero asiste con una cámara, una grabadora o con lápiz y papel: tiene que huir del facilismo para producir un material inteligente y atractivo.

Coordinado por el proyecto Claustrofobias dirigido por el poeta y narrador Yunier Riquenes, el taller sobre periodismo cultural inició la víspera y concluye hoy con un acercamiento a los géneros periodísticos, vinculando la academia con la práctica. También el joven reportero Yuris Nórido conducirá el debate sobre la pertinencia que tenemos los jóvenes de transformar las maneras de acercarse a un hecho cultural y cómo dialogar con las personas en el mundo de los blogs y otras redes sociales.

Siguiendo al filósofo italiano Antonio Gramsci, la cultura interviene en nuestras vidas y es orden del “yo interior”. La visión del periodista puede enriquecerla aún más todavía.

Si a partir de este comentario, usted ha entendido la necesidad del periodismo cultural, búsquelo y exíjalo. Entonces escuchará la radio, verá la televisión o leerá el periódico con el mismo placer que genera el consumo de una obra de arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario